martes, 18 de agosto de 2015

La Leyenda de Korra, Libro Balance: un final regular, pero no suficiente.

El otro día consultaba la lista de "entradas" pendientes que tenía y casi me daba un infarto. Generalmente siempre era de estar viendo de que hablar o que reseñar, pero en esta ocasión, es todo lo contrario. Como he comentado últimamente, no he dejado de tupirme en series, películas, anime y cómics. No sé que bicho me pico, pero agosto y julio fueron meses muy productivos. No solo para ver cosas nuevas, sino también para finiquitar pendientes que tenía hace bastante tiempo. Justamente uno de ellos, era La Leyenda de Korra.

La secuela de Aang termino de emitir ya hace más de 8 meses en EUA, mientras que en Latinoamerica tuvo su aparición hace apenas unos cuantos meses, con resultados ya bastante conocidos. Por lo tanto, la siguiente entrada no solo se va a enfocar en hablar de esta temporada, sino de la serie en general. Sin embargo, debo decir que aunque el nivel de Korra no llegó a los de Aang, las impresiones que me dejó al final fueron bastante favorables y que una animación de corte norteamericano con estos estandares, podría darle muchísima pelea a las japonesas (más con la caída de calidad que ha habido en estas últimas).

Bien, sin más preámbulo, vamos a darle vuelta al "Libro: Balance", el último en el Avatar Korra.


Libro Cuarto: Balance (平衡) es el título del cuarto y último libro de La Leyenda de Korra, que tuvo una duración de trece episodios. Fue lanzado digitalmente en Norteamérica a partir del 3 de octubre del 2014, y fue animada por Estudio Mir con ayuda del estudio Reve..El título se refiere a los cambios provocados en Korra por su batalla con que la ha dejado visiblemente muy afectada tanto física, psicológica y espiritualmente mucho más de lo que muchos pensaban haciendo que sus sentimientos de debilidad e ineficacia, la idea de que el mundo ya no la necesita se manifestarán de una manera más fuerte e importante.


Argumento: 3 años han pasado desde el enfrentamiento que tuvo Korra con Zaheer, que le dejó heridas físicas y psicológicas bastante profundas. Esto creó una posición de "vacío" que el nuevo villano, Kuvira, ha tratado de llenar tratando de unificar el Reino Tierra bajo una nación "más próspera y poderosa". Sin embargo, sus intereres rapidamente chocan con la nueva Nación del Aire, donde los Nómadas han tomado un papel como "Guardianes" del mundo bajo el liderazo de Tenzin. A la par, sabiendo de estos hechos, Korra ha iniciado un proceso de rehabilitación para volver a estar en forma, mientras Asami y Mako lidean con los subordinados de Kuvira, entre los cuales se encuentra Bolin. 

Los "Caballeros Jedi" de la serie.

Producción y Antecedentes: Luego del bochornoso incidente que sufrió la Leyenda de Korra en la tercera temporada, cuando la serie fue sacada del aire y puesta en "stream" en la página del canal Nickleodon, muchos dudaban que la serie tuviese una cuarta temporada, pero los creadores de la misma, Bryan Konietzko y Michael Dante DiMartino, la terminaron confirmando a finales del 2013. El Libro "Balance" (como se termino llamando) tuvo una tirada de 13 episodios y fue animada por el estudio Mir. Sin embargo, recortes al presupuesto, obligaron a los productores a "quitar" un episodio y agregar una especie de "relleno", donde contaban lo sucedido en todas las anteriores temporadas. Finalmente, la temporada se estreno entre octubre y diciembre del 2014, teniendo críticas mixtas, más positivas que negativas, aparte de tener un final bastante controvertido donde se afirmaba la homosexualidad de dos personajes principales de la serie (y de lo cual hablaremos más adelante).

¿Cómo llegue aquí?: Siendo sinceros y ya lo he dicho antes, no he visto Aang como Korra. Sí, me chute algunos episodios y la batalla final, pero por el poco trabajo que pude disfrutar de la antecesora, al menos me pude formar un criterio más o menos parecido al de la mayoría: Aang era el amo. Por ello, cuando anunciaron un "segundo" Avatar, lo primero que pensé es que querían exprimir la gallina de los huevos de oro. Sin embargo, en este interludio, fuimos testigos de la aventura cinematográfica dirigida por Shyamalan y que fue un bodrio en muchos sentidos. Por supuesto, los fans (incluido un servidor) lo atribuíamos a que embutir una temporada en dos horas era trabajo de titanes. Por ello, que Korra llegase con altas expectativas, también contribuyó a que la cosa no funcionase tan bien.
Finalmente, me ví la primera temporada a finales del 2012 y me dejo un sabor un tanto difícil de determinar: sí, era buena, no tanto, pero tenía una altísima calidad de animación y un diseño steampunk fabuloso. La historia, nada del otro mundo. Sin embargo, el hecho de que la trama se cerrara de golpe, hizo que mis ganas de seguir viendola también fueran abajo. Para colmo, cuando me chute el insípido primer episodio de la segunda temporada, me hizo dejar la serie enlatada por dos años, hasta que hace como 6 meses, decidí darle una segunda oportunidad. Casí me da un ataque cuando ví que la segunda temporada era un bodrio, salvo por algunas cosas puntuales.
Pero el morbo de ver porque habían cancelado la tercera en TV, me hizo retomarla. Si iba a deshacerla, al menos que fuese con motivos y oh sorpresa. Hacía tanto tiempo que una serie no me dejaba tan enganchado y fascinado, al grado que al terminar el Libro "Cambio", no dude en chutarme la cuarta, la cual me la ví en solo dos días, aunque ya para el final, no era el mismo furor que antes.

Opinión personal: Unas de las virtudes de esta última temporada es que supo mantener la tensión y el ritmo que había adoptado en su predecesora, porque en sí, el axis o esqueleto sigue siendo el mismoooooo de las anteriores (Korra, un nuevo villano, enfrentamiento entre ambos, resolución), pero con una ligera variación muy importante y valiosa: la enfermedad de Korra.

Si en las anteriores temporadas me había quejado de la bravuconería y la poca evolución del protagonista, los inicios del cuarto Libro rompieron sabrosamente ese paradigma, al grado que por 2 o 3 episodios, lo que sucedía con el Avatar era lo más interesante de la historia (y eso que también lo demás era igualmente potente). Korra al fin había cambiado y su ausencia como trauma hicieron avanzar la historia de un modo u otro (al grado que facilitó la salida de un villano tan carismático como Kuriva). Pero los autores no solo se conformaron con hacer tan genial este momento, sino agregaron a un "Yoda" a la trama. Sí, hablamos de Toph, que había estado ausente en toda la nueva saga. Esta antigua amiga de Aang, resultó ser la mejor adición de la vieja generación, ya que Katara había pasado sin mayor pena ni gloria y la intervención puntual de Zuko había sido muy desaprovechada.

Kuvira (voz original de Zelda Williams).

En cambio, Toph mostró ser una adición formidable en la evolución de Korra, al grado que me hice fan de este personaje (Gruñon, irascible, poco tolerante, pero sabia con los años). Si a esto agregamos unas subtramas de calidad, como la historia de Kuvira, su relación con el hijo mayor de Zhu Li, así las motivaciones de Bolin como el carisma de Asami (la cual se había visto muy disminuida en las anteriores sagas) y la inclusión fantástica de Varrick y su ayudante Zhu Li, la temporada me estaba resultando fantástica y al mismo tiempo me preguntaba, porque los críticos la tenían como algo regular.

La respuesta vino con el segundo tercio de la historia. En el momento que Korra vuelve a la acción y se enfrenta a Kuvira, volvemos a caer en unos horrorosos hoyos argumentales (¿Por qué Korra primero quiso razonar y luego nos vamos a los golpes? ¿Por qué Kuvira no hizo un mega plan maestro para atraparlos a todos?) muy característicos de la segunda temporada. Aquí parece que los autores no supieron como manejar la historia y se les fue de las manos. Sobre todo se ve con el hecho de hacernos ver a Kuriva como todopoderosa, pero a fuerza de alterar el guión o dejar hoyos aquí y allá. Lo peor, es que va afectando tanto a esta carismática villana, que para cuando es la batalla final, solo queda como un maloso tipo "Marvel" (léase, con poco punch y fondo). Aparte, en el episodio final trataron de arreglarlo, cuando ella clama sus motivaciones y sabemos porque quiso conquistar todo mundo. Sin embargo, para entonces, el daño estaba hecho y esa acción la hizo ver aun más patética.

Otro punto de esto, es que otros personajes se vieron muy afectados. Mako vuelve a desaparecer de la trama (pese a tener momentos interesantes con el príncipe del Reino Tierra). Asami se convierte en la chica "Gadget" de la historia pero hasta allí, Korra pierde su carisma y se vuelve un Avatar medio inútil (tanto en intelecto como poder). El único que se mantiene es Bolin, Toph y sus dos hijas, que cuando aparecen, se roban el escenario por donde sea.

Lamentablemente, la trama se nota tan forzada, que la aparición del padre de Asami es hecha de tal manera que uno ya supone que va a morir (lo cual, ocurre en la batalla final). Algo que tampoco me gustó fue la desaparición de Tenzin, ya que solo se le ve de forma ocasional y muy puntual. Esto también le ocurre a otros personajes y aunque los vemos al final, debido a los alcances de la batalla final, todos tienen una leve aparición y hasta allí.

Sin embargo, los dos tercios finales no son tan malos. Para empezar, rescataron a un personaje carismático: Zaheer. Sí, el villano omnipotente de la tercera temporada vuelve, pero para ser una especie de maestro para Korra. Ese capítulo donde apareció, llegó a ser formidable (y vino a ser un poco de aire fresco luego de un par de episodios de medio pelo). Por otro lado, la acción, tanto en el modo "bender" como de alta tecnología siguen manteniendo un pulso muy alto. La saga me hubiese parecido decepcionante, sino hubiese sido por las batallas, que literalmente te mantenían pegado al asiento, mezclando instantes de drama con de auténtica pelea en todos niveles (ver un robot gigante atacando la ciudad, la batalla por desactivarlo, las peleas a nivel bender entre los personajes). Y por supuesto, un final feliz...con un detalle extraño y novedoso: una relación lésbica.

Sí, llegamos a la parte más controversial y por lo cual será recordada la Leyenda de Korra: el destape en preferencia de dos personajes principales, Korra y Asami. Sí, esta situación se había insinuado muy levemente en el Libro "Cambio", e igual vimos algo más fuerte en esta saga, pero ver a dos chicas tomarse de las manos, mirarse y casi ver un beso, sino hubiese sido por el movimiento de la cámara...digo, me saco totalmente de onda (claro, hubiese sido más, pero ya había leído del dichoso spoiler un poco antes). No es que sea homofóbico, pero este romance me pareció muy forzado y solo con ámbito de dejar una huella. Claro, muchos podrán argumentar que Korra era medio masculina y Asami muy femenina, pero no sé, el romance me pareció bastante inadecuado (igual que si hubiera visto a Bolin y Korra terminar juntos).


Aun así, en cuestiones de amor, el romance entre Bolin y Opal estuvo excelente y bien encaminado (desde que se ven como pareja en el anterior Libro, hasta acá, donde hay una importante relación entre ambos, al grado que Opal se enfurece con él por sus motivaciones y acciones). Está pareja me encantó en todos niveles. Igual podría decir lo mismo de Varrick y Zhu Li, que ya olía a romance desde su primera aparición, pero acá me gusto como la chica puso en su lugar al excéntrico riquillo.

Otros puntos altos, fueron la música, que acá fue mucho más emotiva (al grado que me descargue un tema de la serie) y el doblaje. Sigo insistiendo: el doblaje chileno es estupendo. Aunque no se repitieron las voces de la anterior saga, las nuevas supieron darle un aire distinto pero con la misma calidad a la serie (Desde la voz de los hermanos Bolin y Mako, como de las chicas, en especial Korra y Asami, aunque está última tuvo otra voz en la tercera y cuarta temporada).

En conclusión, el Libro "Balance" me pareció una serie regular. Claro, no tuvo la calidad de la tercera, pero supo mantenerse pese a los hoyos argumentales y la predicibilidad de algunos eventos. Lamentablemente, fue de más a menos y algunos villanos que se prestaban a ser memorables, como Kuvira, terminaron cayendo en pícada. Inclusive, la mínima aparición de Zaheer logró opacarla. Aun así, supo ser un cierre adecuado y salvo el romance sacado de la manga (Korra/Asami), me pareció un final feliz y conclusivo.

Opinión general de la serie: En términos generales, Korra fue una heredera muy irregular de su antecesora Aang. La razón se sustento en dos puntos muy claros: falta de argumento y un personaje principal muy pálido. En la primera cuestión, mientras en Aang vimos una historia compleja, donde el protagonista buscaba restaurar el equilibrio del mundo enfrentando peligros, entrenamiento y consiguiendo aliados, acá Korra se enfrentó a un mundo ya establecido y que aunque corría peligro, jamás se vio un enemigo (salvo Zaheer) que lograse perdurar por un periodo largo de tiempo. Esto por supuesto recae en demasía con el segundo punto, donde el protagonista no tuvo los arrestos para mantenerse como un personaje interesante. Léase, un auténtico Avatar. Aparte, la personalidad de Korra no le ayudaba. No es que sea malo ser testarudo, orgulloso y necio. El problema es cuando no evolucionas o vas cambiando conforme tus errores. O peor, cuando los autores regresan a la línea de partida emocional, pese a que tu personaje ya sufrió los rigores del sufrimiento necesario para cambiar. Hubo instantes donde Korra pasaba por el famoso ritual del héroe, que le ayuda a ser mejor. Pero los creadores se saltaban olímpicamente esto y veíamos a la misma chica necia de siempre. Por ello, resulto ser bastante antipática por momentos.

Y esto si terminó pesando bastante. Ya que fuera de esto, los personajes secundarios (Bolin, Mako, Asami, etc. etc.), el avance tecnológico visto en el mundo luego de casí 100 años de paz, era factible y hasta preciosista. Ese aire steampunk, ese brinco de una sociedad semirural a una industrializada, me pareció fantástico, muy natural. Lamentablemente, también estos elementos no fueron aprovechados del todo y de repente las inconsistencias eran muy evidentes. Había episodios brillantes, formidables (lo del Avatar Wang era asombroso), pero otros donde tenía ganas de tirar la serie por la ventana (la batalla final contra Unalaq. Solo el Tercer Libro logro tener una uniformidad y una evolución estable, en especial gracias al pulso que mantenía Zaheer, al grado que este villano logró perdurar a la cuarta temporada y aun con escasos minutos, despertaba interés. La cuarta se mantuvo en la línea al principio, gracias al legado e impulso de su antecesora, pero cuando quiso tomar su propio rumbo, lamentablemente no pudo hacerlo y por eso el final resulto un tanto amargo.


Claro, no hablo del "Korrasami", porque sería fijarme en el puro morbo. Y aquí nuevamente recalco, no voy en contra de las tendencias o preferencias distintas, sino que el romance fue sacado de la manga y para colmo, solo para crear polémica y dejar un cierto recuerdo de la serie. Truco barato y para colmo, que solo hizo ver que la Leyenda de Korra no fue tan potente con su antecesor. Sí, Konietzko y DiMartino comentaron alguna vez que querían romper estereotipos, pero al hacer eso, en cierto punto, solo remarcaron lo que deseaban evitar.

En conclusión final, "Korra" es una serie buena, mejor que las que hay actualmente e inclusive rivalizaría con una nipona, sino fuese por un argumento irregular, chato por momentos y con un protagonista que cae pesada. Lo que le salvo en muchos aspectos fueron unos secundarios formidables y una ambientación muy particular, la cual personalmente, debió apegarse más al modo "Aang". Recomendable para quienes buscan algo diferente, pero si viste Aang previamente, la serie si te resultara por momentos un cuesta arriba importante.

---------------------------------------------------------------

Saludos a mi Opal que adoro :3, así a quienes gustan de este tipo de series. 

1 comentario:

  1. ¡Al fin alguien que está de acuerdo conmigo! Yo no tengo nada en contra del Korrasami, pero se sentía tan forzado y sacado de la nada que honestamente a mí me parecía que sólo son amigas. Es que pareciera que lo hubieran metido ahí como quien mete una cuña. No fue un buen final.

    ResponderEliminar