domingo, 14 de febrero de 2016

Ranma 1/2: la serie que marco una época a finales de los noventas.

El mes pasado se cumplieron 18 años de la primera emisión que tuvo Ranma 1/2 en México, justamente los primeros días del añejo 1998. En aquel entonces, formó un equipo extraordinario con series como Robots Ninja o Dragon Ball Z, siendo la serie que remataba un horario estelar que iba de 7 a 9 de la noche. Aunque Robotech inició el boom del anime adaptado, aunque Saint Seiya fue quien lo comenzó todo, aunque Dragon Ball y Sailor Moon fueron las series que lo afianzaron, Ranma se convirtió en cambio, en la serie que conquistó a una generación muy joven en aquel entonces.

Las antes mencionadas habían sido las "caricaturas" para muchos, pero Ranma 1/2 fue el "primer" anime en forma, ya que la censura comenzó a darse golpes de pecho ante la exhibición de una caricatura que mostraba el cambio de sexo de un joven, con las consiguientes malas explicaciones y lenguas al respecto. También fue de las primeras que muchos que no tenían ni idea de anime, comenzaron a interesarse en este mundillo, aunque sea para ver las tonterías de un maestro pervertido como Happosai. Aunque luego el anime tuvo un retroceso en la TV abierta, ya para los canales de paga fue otra cuestión y el movimiento, como una ola, no podía ser detenido.

Y aunque Ranma ya tiene casi 13 años sin volverse a ver, los cinco años que estuvo al aire, le permitieron granjearse un montón de fans que aun hoy le recuerda con cariño y que han permitido alimentar a nuevas generaciones, gracias a los fansubs improvisados y a doblajes que se hicieron de películas y OVAS que solo tuvieron una venta limitada dentro del país, aunque lamentablemente sin el sabor de la serie original (tanto en historia como doblaje, ya que la animación era estupenda). Por ello, la siguiente entrada va dedicada a esta magnífica serie que sigue coleccionando adeptos hoy en día. A diferencia de otras entradas, donde empiezo hablando de una serie de manera general y luego me voy a la parte "intimista", acá lo haré al revés. No solo por comodidad, sino para entender el contexto de porque Ranma 1/2, sigue siendo una de mis series favoritas hasta la fecha.


Ranma ½ (らんま½ Ranma Nibun-no-Ichi?, pronunciado Ranma un-medio) es una serie de manga escrita e ilustrada por la mangaka Rumiko Takahashi. Fue publicado originalmente en el Canal 4 de Repretel desde septiembre de 1987 hasta marzo de 1996, organizada en 38 volúmenes tankōbon. La historia gira en torno a Ranma Saotome, un joven de 16 años que fue entrenado en las artes marciales desde que era pequeño. Como consecuencia de un accidente durante uno de sus entrenamientos, Ranma sufre de una maldición que le obliga convertirse en mujer cada vez que tiene contacto con el agua fría, mientras que el contacto con el agua caliente revierte dicho efecto convirtiéndolo nuevamente en chico. Durante la serie, Ranma intenta librarse de su maldición, mientras que debe lidiar con su compromiso de matrimonio con la adolescente Akane Tendo, que fue pactado varios años antes por los padres de ambos jóvenes.

El manga fue adaptado a dos series animadas producidas por Kitty Films: Ranma ½ y Ranma ½ Nettōhen (らんま½ 熱闘編?), ambas fueron transmitidas en Fuji Television desde 1989 hasta 1992.


Lo del tremendo impacto que tuvo Tv Azteca con Saint Seiya a principios de los noventas, Televisa trato de contraatacar, sacando dos series que también fueron un hitazo: Dragon Ball y Captain Tsubasa (Supercampeones). Sin embargo, estas dos últimas dieron sus últimos coletazos en el 2005 y para colmo, el estreno de los nuevos episodios de Dragon Ball llegaron tardíamente en 1996, cuando Tv Azteca ya había sacado Sailor Moon y Guerreras Mágicas. Lógico, tenía que llegar un año que tuviese un menor impacto y este fue 1997.

Recuerdo perfectamente dicho año, ya que que fue cuando entré a la universidad. Las cosas cambiaron brutalmente, como ya he comentado antes, y pase de vivir en casa y tener señal de cable, a estar solo y depender de la antena de conejo. Aun cuando Dragon Ball Z se estrenaba, los animes en Tv Azteca ya comenzaban a dar su último coletazo (Sailor Moon S) y Captain Tsubasa J. Debo decir que ese año termino de manera abrupta, más a nivel personal, cuando probé las mieles de un nivel académico muy superior al que tenía en la preparatoria. Por suerte, no sé como salí de esa situación y en lugar de pasar mis vacaciones estudiando (como comprobaría un año después), logré estar en casa y pasar navidad con mi familia.

Un viejo comercial de Ranma en canal 5.

También como he comentado en otras entradas, los especiales de "Nochebuena" de canal 5 estaban improvisando una nueva programación y no sé quien fue el listillo de la cadena que decidió hacer un estreno de última hora, que inclusive anunciaron de manera repetida ese día. Por suerte, mi hermano y yo estabamos pendiente de la programación, así que pudimos darnos cuenta. Sí, era Ranma 1/2.
Sin embargo, cuando se estreno a las 8:30 pm ese 25 de diciembre de 1997, ambos nos dimos un chasco. Y es que la serie se salía "totalmente" de los parámetros antes establecidos.

Primero, la serie se enfocaba en un transexual: un sujeto que cambiaba de sexo cuando le caía agua fría o caliente. Luego, tenía un montón de chicas tras sus huesos. Aparte, un maestro pervertido que le encantaba la ropa interior y técnicas marciales que caían en lo bizarro. Y es que el primer episodio que nos pasaron fue ese donde una chica aparece en el dojo Tendo (para variar) y reclama que su padre hizo un trato con Genma Saotome (para variar) para que ella se casara con su hijo, el transexual de Ranma (término que se hizo muy común en aquellos años). Claro, Akane tenía que refrendar su matrimonio arreglado luchando con ella en una carrera para entregar fideos. Para cuando se estaba la competencia, mi hermano y un servidor no sabíamos sí reír o llorar. El episodio era chusco a morir, pero se burlaba de todo y los mátices sexuales estaban tan en lo alto, que cuando acabo, solo nos quedamos viendo y dijimos "esto no lo van a dejar pasar". Y efectivamente, eso paso. Ranma ya no se emitió posteriormente y parece que quedo en el olvido.

Como varios de mis compañeros y amigos de mi hermano eran también seguidores del anime, preguntamos que que les había parecido la serie. Resulta que nadie se enteró o ninguno la vio. Lógico, siendo un 25 de diciembre en la noche, la mayoría estaban crudos o descansando en casa, sin prender la televisión. Así que técnicamente mi hermano y yo fuimos de los pocos que disfrutamos ese estreno adelantado. Curiosamente, debido a la naturaleza del episodio, NO lo grabe. Hubiese sido épico tener ese primer capítulo, pero como dije, la temática del mismo chocaba con mis principios de aquel entonces. Era un joven católico y educado de manera muy familiar. Ver todo eso de lado, me parecía demasiado impactante. Por supuesto, hoy en día me tildaran de mojigato, pero también eran mediados de los noventas y aun el caldo no estaba para las albóndigas (creo que se dice así, jeje). Pero las cosas cambiarán unas semanas después, cuando Canal 5 ahora sí declaro el estreno de una de las series más populares de Japón. Sí, volvía Ranma 1/2 a las pantallas y con horario estelar: a las 8 de la noche, justo luego de Robots Ninja y de Dragon Ball Z, que también tenía episodios nuevos.

¿En serio Ranma 1/2 era una serie popular en Japón? Por supuesto, aunque lo había sido 10 años antes. Aquí es donde hacemos un paréntesis y nos enfocamos en el trayecto de la serie en su país natal.

La serie originalmente nació de la mano de la talentosa y brutal Rumiko Takahashi, que inició sus pininos a finales de los setentas, cuando dibujo dos series que le crearon fama y le ayudaron a planificar el argumento de Ranma: Urusei Yatsura y Maison Ikkoku. Ambas, publicadas por la editorial Shogakukan, terminaron su emisión en 1987. Sin embargo, fiel a su costumbre, la autora no se dedico a descansar, sino comenzó con una nueva obra, y esta fue Ranma, que no solo le ayudo a afianzar su talento y fama, sino le dio internacionalización. La obra se extendió por 38 volúmenes y termino en 1996, con un emotivo final que en su momento dió la vuelta al mundo.

El impacto de la serie, provoco que el estudio Deen en 1989 decidiese lanzar una serie de animación que abarco 161 episodios y que termino de manera abrupta en 1992. Sí, para nosotros nos resultara curioso que una serie que fue famosísima en aquellos años, que ayudo a lanzar a la fama a muchos seiyuus (Como Kappei Yamaguchi, Megumi Hayashibara o Noriko Hidaka) y que puso un estándar de animación tan alto, fuese desechada así como así, terminase solo adaptando los primeros 27 tankobous del manga. Sin embargo, para quienes viven en Japón, no fue tan impactante. La razón es que la serie fue perdiendo popularidad respecto al manga y al final, tuvo que ser cortada, alcanzando a adaptar el tramo del manga donde Ranma conoce a su madre. Inclusive, la serie de animación tuvo un inicio muy abrupto y extraño. El estudio Deen quiso adaptar los primeros arcos del manga y sacaron 18 episodios. Sin embargo, fue cancelada por la baja audiencia. No obstante, los creadores no se dejaron vencer y cambiando la animación como diseño, así inclusive personajes como arcos argumentales, sacaron la versión "Nettohen", que sí resultó exitosa. Esto hay que tomar en cuenta, porque algo parecido tuvimos en México y que comentare más adelante. 

Posteriormente, se crearon OVAS y películas que mejoraban el diseño y animación de los personajes, pero nada más. Sin embargo, Ranma tuvo un segundo aire en EUA y gracias a la editorial Viz, no solo comenzaron a sacar el manga (aunque lamentablemente censurado), sino también el anime, con actores que igualmente se hicieron famosos entre los fans norteamericanos. Tal vez esto motivo que la serie finalmente cayese en México, como relataremos a continuación.

La serie fue un hitazo enorme en todo el país. No había quien no la comentara o hablara de ella. Sin embargo, también ocasiono que los padres de familia se volviesen locos y muchos compañeros de universidad de repente ya no podían verla con libertad (algo normal en aquellos años), sin temor a ser criticados abiertamente o censurados. Sin embargo, esto solo provoco que el anime se hiciera mucho más famoso y conocido por todos. Aparte, Canal 5 no llego a modificar su horario substancialmente, sí acaso ponerla más tarde o temprano, pero hasta allí. Lo que sí hubo, fue un desbarajuste tremendo con los episodios emitidos y su doblaje.

Se nota la diferencia de calidad entre la saga original y la Nettohen.

Primero, la serie no empezó con la original, los famosos 18 episodios que fracasaron, sino con precisamente, el primer capítulo de la serie Nettohen, que es el que pusieron en Navidad de 1997. Curiosamente, esta saga comenzaba con un opening muy ritmico y divertido, pero que fue censurado posteriormente. Sí, hablamos de "A Little Date" (de Ribbon). Y es que los primeros segundos, se mostraban escenas del manga que no eran muy para niños, como un desnudo de Ranma chica estando en la bañera. El opening integro apareció solo dos veces y luego ya esos segundos fueron recortados. El anime también comenzó con un doblaje estupendo, que estuvo a cargo de Rocio Padro y de la casa Audiomaster 3000, que entonces era el estudio de doblaje de Televisa. Las voces en su gran extensión se respetaron siempre, salvo con un curioso ejemplo: Ryoga Hibiki. Y es que el personaje llego a tener hasta tres voces distintas.

Benjamin Rivera fue la primera voz de Ryoga. Sin embargo, como se doblaron los primeros capítulos del Nettohen, este actor solo pudo estar en parte de él. Luego Humberto Ramírez tomo su lugar por cuestión vacacional, pero justo cuando doblaron los primeros 18 episodios, por diferencias con el sindicato que trabajaba para Audiomaster, Gerardo del Valle entró al quite y se quedo con el personaje. Otro personaje que también tuvo cambio de doblador, fue Nabiki, que empezó con Martha Ceceña y luego con Ana María Grey (lo cual me agrado bastante). Esto detalla perfectamente la emisión de los episodios, al menos en su primera tanda y es que primero se emitieron como cuarenta y tantos de la saga Nettoten y luego pasaron los 18 de la original, lo cual provoco un lío enorme en su momento. Otra parte que también tuvo un cambio brutal, fue la emisión de los openings y endings originales. Al principio se escuchaban todos sin problemas, pero luego pusieron el primer opening y ending doblados (por María de Jesús Teheran, alias Jade) y esos se quedaron definitivamente. Personalmente, esto siempre me pareció horrendo y le termino quitando algo de punch a la serie.

El anime se emitió por alrededor de 4 meses, solo en su primera tanda de 80 episodios, esto entre enero y abril de 1998. Ranma se repitió en al menos dos ocasiones más, por lo cual, ya para principios de 1999, pudimos disfrutar los restantes 81 episodios, llegando a finalizar la serie para el verano del 99. La serie se repitió de manera íntegra por ocho meses, hasta principios del 2000, cuando fue cortada de manera abrupta (y siendo sustituida por Dragon Ball GT). Sin embargo, canal 5 quiso reponerla para finales del 2001, cuando la incluyo en un bloque con Robotech, pero solo se emitió parte de la temporada y ya para principios del 2002, no volvió a aparecer, al menos en la Tv abierta en México.

Para aquel entonces, Ranma ya había formado una legión de fans que adoraban la serie (entre ellos, un servidor, a tal grado que mi primer nick aun continua vigente hasta la fecha: Ryoga). Esto provoco que se sacara un montón de mercancía relacionada con la serie: CD de música, llaveros, mantas, posters, imágenes impresas, etc. etc. Inclusive, Editorial Toukan trato de capitalizar el éxito de Ranma, al emitir el manga en formato fascículo entre 1998 y 1999. Lamentablemente, la censura y calidad del manga fue tal, que pronto salió de circulación. Curiosamente, Ranma hubiese caído en el olvido, sino fuese por Inuyasha. Esta serie, también creación de Rumiko Takahashi, hizo su aparición en Cartoon Network en otoño del 2002 y como se tenía aun fresco el recuerdo de Ranma, muchos llegaron a compararla en su momento.

Ahora, a nivel personal, Ranma vino en una época bastante durilla para un servidor.

El anime llego a ser un bálsamo para muchos problemas que pase. Esa combinación de comedia, romance y acción era espectacular, rompiendo con el molde de series previamente vistas, como Captain Tsubasa o el mismo Dragon Ball, que a veces se tomaban demasiado en serie. Ranma jamás paso por eso y la serie tenía una dosis de parodia altísimo, pero sin perder la consistencia entre sus personajes o inclusive la misma historia. Sentó un precedente que lamentablemente, muchas series no lograron continuar. Aparte de que creo un fandom monstruoso que se fundamentaba de manera coherente (lo cual se manifesto en fanfics o en dibujos de altísima calidad para aquellos años) en personajes que eran carismáticos y aparte se veían bien en el diseño. Claro, la disfrute muchísimo, pero debo decir que también me hice amarguras por mi mismo.

La relación de Akane y Ryoga ejemplificaba mi frustración en aquellos años
Aunque a nivel académico, las cosas iban mejor (pese a tener un bache en el invierno de 1998), a cuestión personal, era todo un despapaye. Comencé a salir con una chica en aquellos meses que la serie estaba por su segunda repetición. Por suerte, ambos eramos fans de la misma y fue gracias a esta sútil influencia, que tomé el nick de Ryoga. Sin embargo, cuando dos personas bastante inmaduras se toman en serio una serie, puede provocar problemas. Y así fue como sucedió. Aun cuando he mejorado mi perspectiva de la vida, entonces era tan depresivo y zopenco como el alter ego de P-chan, lo cual hizo que el personaje me cayera a perlas. Llegué a odiar autenticamente al personaje de Ranma (que por suerte, luego hice las paces cuando comencé a madurar en ese rubro. Irónicamente, años después, mi suerte sería como la de él, jeje) por todo lo que representaba y por ello, aunque la serie me sacaba siempre una carcajada, un ligero sabor amargo quedaba al último.

Creo que esta conjunción de cosas, creo tal depresión en aquellos años, que me impuso a hacer el Rugido de León...erh, digo a escribir fanfics. Esto al fin al cabo me ayudo a focalizar mi tristeza y decepción de aquellos años, para no terminar como un emo barato de tianguis. Aparte, otra gran adición a aquellos años, fue mi comadre. Sep, gracias a Ranma, los dos nos hicimos grandes amigos (lo cual continua hasta la fecha), ya que no parábamos de comentar de la susodicha serie. Por suerte, cuando salió la segunda tanda de episodios, ya la pude disfrutar como Dios manda y pase muy buenos momentos en aquel 1999, no solo por el estreno de la nueva saga de Starwars, sino porque varios animes volvieron a la carga, de una manera u otra (como Yat, Escaflowne, B´t X o Doremi). Lamentablemente, cuando Ranma se acabo, pareció marcar un final en muchos sentidos, ya que esta fue de las últimas series de anime con este calibre que pasaron en Tv abierta. De allí, la cosa comenzó a ir a menor tenor, al grado de desaparecer totalmente de la órbita.

Por suerte, para el 2001, comenzaron a vender en tiendas departamentales dos películas de Ranma, que por entonces, logré adquirir fácilmente. Estas eran distribuidas por Tycoon y el doblaje, bueno, se supone fue hecho por Intertrack, en Cuernavaca. Sin embargo, el bajo presupuesto que tuvo las mismas, provoco que muchos actores de doblaje de la original no volviesen a retomar sus papeles. Así que escuchar las voces de Patricia Acevedo como Akane o de Luis Daniel Ramírez como Ranma, era harto curioso. Por suerte, actores como Benjamin Rivera retomaron su papel u otros se mantuvieron en los mismos, como Gaby Willert. Sin embargo, esto significaría ya el fin definitivo de la serie.

Como dato curioso, gracias a la Internet naciente de aquellos años, me tocó leer un artículo curioso sobre el final del manga, esto para 1998. Los blogs no existían, menos las páginas como ahora, pero alguien se le ocurrió poner en un foro (algo ya novedoso para la época), sobre el final y como Akane se veía con su vestido de novia (al grado que el diseño fue replicado por muchas novias en aquellos años). Por supuesto, en aquel entonces no sabía del alcance de la serie (la cual apenas tenía unos episodios emitidos en el país), pero ahora en día, para muchos debió ser un shock de harta importancia.

También gracias al anime, fue cuando comencé a agarrarle gusto a la música en japonés. Debido a la curiosidad que me causaba la serie, luego de que fueron sustituidos por el opening y ending doblado, así investigue en la red el resto de las canciones, que me parecía formidables y que he hablado bastante en este blog de las susodichas (como "A little date" o "Under the Rainbow"). Aparte de que creo un grupo tan emblemático como "Doco" y que también he tenido el gusto de comentar.

Al final, una de las mejores parejas del anime

En conclusión, "Ranma 1/2" fue una serie que sentó historia en los fans y que aun hoy en día, se sigue recordando de una manera u otra. Con una animación que superaba a la época en que fue hecha, con una historia de primera e inclusive con unos "fillers" de gran calidad, es lógico que fuese un hit en su momento. Aunque el anime se replico en otras latitudes, fue el empuje que tuvo en México, que la hizo ser histórica en muchos sentidos. Vinieron otras, pero ninguna como esta. Pero eso, es otra historia, como diría la Tía Chona.

-----------------------------------------------------------------

Saludos a mi esposa (mi propia Akane jeje), así a Ukyo (comadre!), así a quienes gustaban de esta emblemática serie.

1 comentario:

  1. Wow, gran trabajo amigo. Yo tengo 20 alos y por muchísimos años tuve en mi cabeza el tonito del primer opening doblado; el problema es que era tan pewtñop que no recordaba nada más hasta el miércoles 29 de agosto de 2018. Escuchaba openings de anime en Youtube y ese sonidito que por mas de una decada no sacaba de mi cabeza lo estaba escuchando!!!! La estoy viendo y es muy linda, en especial XianPu

    ResponderEliminar