miércoles, 4 de febrero de 2015

Starship Troopers: la gran novela de Robert A. Heinlein



Si alguien hoy en día menciona o escucha “Starship Troopers”, inmediatamente lo asociará con la película que hizo el gran Paul Verhoeven en 1997. Pero muchos desconocerán que este filme está basado en una exitosa novela de los años sesentas, escrita por un grande de la ciencia ficción, el norteamericano Robert A. Heinlein.

Un servidor paso por lo mismo hasta hace pocos años y es que cuando me toco ver la película en su momento, pensé que era una genialidad. Aun hoy en día, pese a lo escueto del guión, las actuaciones chatas o los efectos especiales ya un tanto desfasados, me sigue encantando. No solo por las escenas de acción, sino por algunos diálogos estupendos que se avientan los protagonistas, en especial cuando se habla de la ciudadanía, el servicio militar y las razones por las cuales uno pelea en una guerra.

Por ello, me costó muchísimo adentrarme en el libro que inspiro dicha película. Ya había leído que los dos productos tenían muy pocas cosas en común y que la obra escrita era bastante más pesada, llena de descripciones y de referencias. Para colmo, cuando traté de buscar el libro, al menos en el país, resulta que llevaba ya años sin ser editado. La única forma era conseguirlo por libro electrónico o en alguna librería de segunda mano.

Tuvo que venir el podcast de la “Órbita de Endor” para que me animase a leerlo. El coronel Kurtz hizo una gran monografía del libro, aunque nuevamente, echando la advertencia de que este era muuuy diferente a la película, que era ciencia ficción pura y dura, y que las escenas de acción eran contadísimas. Así que no tardé en descargármelo en pdf y luego ir a alguna papelería a imprimirlo.

El detalle es que cuando quise hacer esto último, vino la crisis y tuve que dejar este tipo de “pasatiempos” para después. En alguna ocasión trate de leerlo en pdf directo a la computadora, pero jamás he podido concentrarme demasiado cuando frente a la misma. Tiendo a leer artículos, jugar con los emuladores, escribir un poco, hacer las reseñas del blog, ver anime, etc. Etc. Léase, todo, menos a lo que iba. Por suerte, hace unos pocos días, por unas cuestiones laborales, me quede con una PC que no tenía internet y aparte con un montón de tiempo libre (de manera relativa). Así que mientras estaba checando la USB o veía si dormitaba un rato en la silla, me tope con el pdf y comencé a leerlo lentamente. Digo, dedicarle una hora y luego echarme un “coyote”, como decía mi padre (ventajas de mi carrera, que me enseño a dormir donde sea y como sea).

Cuál sería mi sorpresa al ver que luego de 3 horas (con las habituales interrupciones), ya llevaba la mitad del libro y estaba fascinado con el mismo. En dos días, luego de 6 horas, logre chutármelo y me dejo con un muy buen sabor de boca. Por lo tanto, la siguiente entrada, va dedicada a una de las novelas emblemas de la ciencia ficción: Starship Troopers.


Antes de dar mi crítica a la novela, vamos a dar una breve semblanza de su autor.

Robert Anson Heinlein nació un 7 de julio de 1907. Siendo uno de los hijos de en medio de una familia de 7 hermanos, aunque vivió sus primeros años en Butler, condado de Bates en Missouri, su familia no tardo en mudarse a Kansas City donde curso los años de escuela restantes. Desde pequeño demostró ser bastante listo, ya que a los 4 años aprendió a jugar ajedrez, gracias a su abuelo. A los 17 años, fue admitido en la prestigiosa Academia Naval de Annapolis, donde se graduó como Ingeniero mecánico. Hizo practicas en el primer portaaviones de la Marina gringa, el USS Lexington y durante ese tiempo tuvo su primer matrimonio, el cual duró solamente un año.

Lamentablemente, para 1934, fue licenciado de la Marina, debido a que no pudo pasar los tests médicos, por una tuberculosis que padeció en aquellos tiempos. De esta fecha, a 1939, viviendo con una exigua pensión del ejército y casado nuevamente, se dedico a hacer un montón de cosas, incluyendo la carrera de escritor. Envió sus primeros trabajos a una renombrada revista de ciencia ficción para 1939 y fue durante estos dos años, que comenzó a ser reconocido en el campo. Sin embargo, a raíz de la Segunda Guerra Mundial, decide entrar al servicio. Nuevamente es rechazado por su condición y se vuelve ingeniero civil, pero sirviendo en una fábrica que surtía de materiales al Ejército. Tan pronto acaba la guerra, Heinlein vuelve a las andadas en la escritura, por lo cual, luego de varios intentos, finalmente acaba escribiendo para el Saturday Evening Post, una prestigiosa revista de aquellos años. El autor se enfrascó en una serie de libros juveniles, pero la ruptura de su segundo matrimonio lo deprimió un tanto (su entonces pareja era alcohólica), hasta que conoció a su tercera esposa, la cual le duraría toda la vida y que aparte sería una gran colaboradora en sus trabajos.

El hombre en sus siguientes años, ganaría al menos 4 premios Hugo, tendría reconocimientos de importancia y llegaría a ser el autor de ciencia ficción preferido entre los gringos, superando inclusive a Asimov y C. Clarke. Entre sus otras obras más exitosas, están “La Luna es una cruel amante”, “Forastero en Tierra extraña”, “estrella doble” y por supuesto, “Starship Troopers”.



Lamentablemente, para los años setenta, Heinlein acarraría problemas de salud importantes, inclusive una peritonitis en 1972 que casi le costaría la vida. Aunque continuo escribiendo, ya no sería el mismo de antes y finalmente, fallecería el 8 de mayo de 1988. Sus cenizas, se esparcirían en el Océano Pacífico a bordo de un buque de la armada.

Con este extracto, uno puede darse una ligera idea de las intenciones con las cuales fue escrito “Starship Troopers”. El susodicho sería publicado mediante entregas en The Magazine of Fantasy & Science Fiction, entre octubre y diciembre de 1959. Justo a finales de aquel año, se editaría en formato de libro. El libro fue bien recibido por la crítica especializada, al grado que en 1960 gano el premio Hugo. Sin embargo, muchos lectores comenzarían una serie de cuestionamientos y críticas sumamente feroces hacia ciertos temas que trata el libro, al grado que 20 años después, el propio Heinlein diría que muchas cartas de sus lectores, eran agrias replicas a Starship Troopers.

¿De qué va el libro? En un futuro no tan lejano, la humanidad se ha constituido en una suerte de Federación interplanetaria. Los gobiernos antiguos han sido abolidos y el estado, de corte militar, es el rector de la vida diaria. El argumento se enfoca en las aventuras de John Rico, un estudiante de preparatoria que decide hacerse ciudadano, mediante el acceso a la academia militar. Debido a su rendimiento, entra a la Infantería Móvil, donde a través de su entrenamiento, comienza a cuestionar y analizar varios de las paradigmas que han formado a la dichosa Federación: el sufragio, la valentía cívica, el castigo hacia los criminales, así el mismo servicio militar. Todo esto adosado en medio de una guerra que tiene la civilización humana contra un grupo de extraterrestres que son llamados “Chinches”.

El argumento se puede dividir en las siguientes subtramas: las dudas de Rico si entrar o no al Ejército. Luego su estadía durante la Infantería Móvil. Su graduación y luego lucha que tiene en el planeta Klendathu, su alistamiento en la nave Rodger Young, luego su decisión de convertirse en oficial y finalmente su estadía durante la escuela de oficiales, para ser asignado como teniente de la Infantería Móvil en la dichosa Rodger Young.
Lo primero que tengo que decir del libro, es la visión particular con la cual está impregnado y lo que ha motivado hasta hoy en día, las críticas más vehementes contra el mismo. Heinlein, a través de su protagonista, muestra sus ideas de cómo sería un mundo utópico: con alto crecimiento y nula delincuencia. Para esto, el autor se vale de varios cambios de paradigma que ocurrieron en un mundo cercano al nuestro y donde el ser humano tuvo que afianzarse de varios valores que se podrían tachar de ultraderechistas a fascistas: primero, el estado es lo más importante y para accesar a él, debes convertirte en ciudadano. ¿Y cómo hacerlo? Mediante el servicio militar. Aquí el autor critica la pobreza de las libertades civiles y como la sociedad no militar ha llevado al fracaso que inclusive vemos actualmente. Otro punto es que exalta el servicio militar sobre todas las cosas, en base a que solamente el sudor y la sangre pueden hacer que uno valore lo que tiene enfrente.  En base a lo anterior, también critica de manera vehemente la delincuencia en nuestros tiempos y como esta ha ido progresando, en base a una visión laxa y hasta patética de la educación, no solamente a los hijos, sino a los otros pares.

Aunque el libro me gustó y mucho, no puedo negar estos 3 puntos de importancia. Sí, Heinlein hace una exaltación enorme del militarismo, también es sumamente duro con la sicopatía y como esta es originada por la sociedad, no tanto por una cuestión genética y también que la ciudadanía es una obligación, más que un derecho. Siendo objetivos, este tipo de visión la comparten muchos conservadores y gente de ultraderecha, inclusive con cierta tendencia fascista. Sin embargo, no podemos ser tan duros con el pobre autor. Él vivió en una época donde este tipo de cuestiones no eran discutidas y al contrario, daban resultados. Aunque hoy en día se aboga por una mayor libertad en todos sentidos, he visto con tristeza que muchas de las teorías absolutistas del autor, serían el remedio de muchos males. Mi profesión me ha permitido ver que el excesivo consentimiento a los derechos, la permisividad y la falta de un trabajo digno, hace que la gente no aprecie lo que tiene en sus manos. Se podría decir, que la situación que viví estos días, es como si fuese el protagonista, dentro de la Academia Militar (por lo cual me impacto de sobremanera) e inclusive el autor lo dice, mediante el coronel Dubois: “si usted no ha luchado por ganar algo, no se sentirá a gusto. En cambio, si pelea por ello, lo tendrá siempre presente”.

Y aquí es donde difiero con la mayoría de los críticos “hippies” de este libro, que cuando ven un estado autoritario, militarista y bastante duro, sacan las garras. Si se han detenido a leer cuidadosamente, el autor explica el “por qué” de todo. Lo hace con tal puntualidad, que a un servidor, estuvo a punto de convencerlo (aunque no estoy de acuerdo con muchas ideas, en especial con la crítica que hace al “valor” y no económico, sino la apreciación de las cosas. Ese valor es un concepto bastante derechista y hace ver a las personas egoístas, aunque no voy a negar que no está muy alejado de la realidad) de irse a la academia más próxima y proclamar mil odas a mi unidad y al estado. Esto fue lo que me encanto del libro, porque Heinlein es un autor de ciencia ficción dura. Sin embargo, con sus comentarios y argumentos hace posible ese mundo de una manera muy fidedigna. Si a eso agregamos una prosa ligera, basada más en los diálogos que en unas contextualizaciones enormes y sosas, el libro realmente es divertido y muy ameno.

Aparte, el autor sabe alternar momentos de acción, con situaciones altamente militares, con otras que nos dedica a explicar cómo se conformo el mundo donde vive Rico y compañía. El protagonista tiene su carisma, pero lo sorprendente del mismo, es la evolución que va experimentando. Pasa de ser un civil preparatoriano común y corriente, que crítica y cuestiona severamente el mundo que le rodea, a ser un oficial de la Infantería Móvil, bien adoctrinado, pero sobre todo, enamorado de su trabajo. La transformación no es gratis, uno mismo la va experimentando con él. Pasas de odiar el horrendo sistema militar a amarlo en cierto modo. Claro, a otros más anarquistas no les pegara, pero en mi situación, demuestra, que pese a que todo mundo me tacha de “contreras”, en el fondo adoro un tanto la disciplina y el mando.



En conclusión, Starship Troopers es un libro ameno, divertido en cierta manera, muy instructivo y que sabe impregnarte de tal manera que terminas metido dentro de ese mundo, de una manera u otra. Sin embargo, recomiendo que sea leído de manera abierta. Si vas con la idea de contradecirlo o de sentirte ofendido por las cuestiones que trata el autor, lógico, saldrás despotricando contra él. Pero si te detienes a leerlo cuidadosamente, verás que muchas de las críticas del autor tienen su razón de ser. Y es tal vez allí donde radica un tanto “lo pesado” del mismo. Hay que saber algo de historia, así de política como de economía para entenderlo, así comprenderlo, pero sin pasarte de tueste, porque inclusive Heinlein hace una crítica severa a Marx, pero lo hace desde un punto de vista más civil y campirano, cuando la teoría comunista del barbón (como le dice Heinlein en el libro), es mucho más amplia y tiene connotaciones no solo de billete, sino también políticas y de filosofía. En fin, tienes que tener cierto bagaje, ya que sin este, la obra puede hacerte adorar lo que está allí o de plano sentirte ofendido, en especial con otro “tópico” que trata y es la evolución. Heinlein se apega estrictamente a esta y ve a los seres humanos en la cúspide de la misma, llegando a relegar a otras especies (como las Chinches o los huesudos) a papeles de risa. Razón tal vez por la cual también le llovieron muchas críticas por racista o sexista (aunque ojo, las mujeres tienen un papel preponderante, aunque de repente el autor se pase con sus comentarios de “si no has visto una mujer pasar frente a ti y sentirte atraído, es que no eres humano”).

En definitiva, “Starship Troopers”, es un libro altamente recomendable. Se lee fácil, por su narrativa, aunque como dijo el coronel Kurtz, es necesario echarle un par de leídas a los momentos donde los personajes se tornan filosóficos. La acción es poca, comparada a la película, pero esta no importa cuando ves el entrenamiento de Rico, así la transformación que va sufriendo para convertirse en un oficial de primera línea. Aquí los personajes no son tan carismáticos, pero las situaciones, así momentos que van pasando, el autor los hace brillar de manera formidable.
Es un relato harto interesante, harto emocionante, harto instructivo. Y debo decir, a mi opinión personal, que es de lo mejor que he leído en los últimos meses.

----------------------------------------------------------

Saludos a mi mujer ^^, así a quienes gustan de este tipo de libros.

1 comentario:

  1. Termino de leer tus comentarios sobre el libro que tan gustosamente acabo de terminar de leer. Me pareció de lo más entretenido y fascinante. A pesar de esas críticas que se le hacían a Heinlein, yo venía persiguiendo las obras de los grandes escritores de C. Ficción y conseguí un ejemplar viejo del libro, y realmente considero que valió la pena. Siendo mujer y que se tratara sobre guerras y preparaciones militares fue de lo más dinámico y disfrutable. Ahora que estoy tomando vacaciones de A. Clarke, creo que voy a seguir con otro título de Heinlein, probablemente "Estrella Doble". Saludos.

    ResponderEliminar