sábado, 21 de febrero de 2015

Los Muppets Babies: una serie inolvidable de los años ochentas

Luego de un laaargo rato, al fin vuelvo con una entrada más o menos decente para el blog. Esta semana la había tenido bastante ocupadilla con otros menesteres, que me impedían actualizar como era debido. Aunque la próxima semana, vuelvo a la carga, trate de enfocarme en subir lo posible en este tiempo.

Y aunque no lo parezca, tengo de muchos temas de que hablar. El problema es que todos son películas que he visto recientemente. Como no quiero saturar el blog de estos temas, trato de diversificarlos y enfocarme en otros tópics que casi no he aprovechado. Entre ellos, los seriales de TV y los años ochentas.

Como ya he dicho hasta el hartazgo, esa década me marco de muchas maneras. Pero no solo a mi, sino a muchas personas más que vieron el nacimiento y el desarrollo de una industria que rompió paradigmas, en especial en el ámbito televisivo y mucho más, en el aspecto de caricaturas. Parece que los productores de aquellos años les dio un ataque de inspiración y vaya que supieron aprovecharlo. Como prueba de eso, está la serie o caricatura de los Muppets Babies, de la cual hablaremos a continuación.


Los pequeños Muppets (Muppet Babies) fue una serie animada estadounidense de los años 80-90 creada por Jim Henson, producida por Marvel Productions y The Jim Henson Company y transmitida por la cadena estadounidense CBS entre los años 1984 y 1990. Consta de 107 episodios y siete temporadas. Basada en una secuencia de la película del mismo año "Los Muppets toman Manhattan", en donde se imaginaba a los Muppets cuando bebés, inmediatamente, conllevó a crear esta exitosa serie de los años 80.


La ideal original para esta serie de animación nació en 1984, cuando se estreno la tercera película de la franquicia: Los Muppets toman Manhattan. En la susodicha, había una escena, bastante divertida, donde Piggy recuerda su infancia a lado de René, Fozzy, Kiko, Rufo y Animal. El momento le gusto tanto a Jim Henson, que junto con sus colaboradores, comenzaron a planear una serie de animación que recreara este momento de los Muppets, durante su más tierna infancia.

Para tal propósito, la compañía de Henson se alio con la productora Marvel (a través de su división de animación, la Sunbow Productions) de aquellos años y se dieron a la tarea de hacer 107 episodios, que se distribuyesen en 7 temporadas. Para la animación, las primeras 4 temporadas, se contó con el apoyo de Toei Animation y para las restantes, el estudio coreano AKOM. Como cada episodio, contaba mínimo con una melodía, Alan O´Day y un grupo de colaboradores, se encargo de realizar tales canciones. Por cierto, en la adaptación del doblaje latino, Ricardo Silva (cantante de intros como Chip y Dale o los Caballeros del Zodiaco), se encargo de la dirección musical en español latino.

Finalmente, la serie se estreno en el canal CBS, el 15 de septiembre de 1984 y duro hasta el 2 de noviembre de 1991. Desde el principio fue un éxito rotundo y ya para su cuarta temporada, había ganado 2 Emmys por mejor serie animada, al tiempo que logró la famosa "sindicación".
Aquí me detengo para explicar este concepto. En EUA, una serie se emite con cierta regularidad en determinado canal. Aunque lo importante es la cantidad de espectadores que la ven (que un buen rating se consideraría una media de 5 a 10 millones por episodio), el objetivo de tooda serie, sea live action o animación, es que entre en la sindicación. Esto significa que las cadenas de televisión más pequeñas compran la serie y comienzan a emitirla en sus propios horarios.

Hay que hacer notar que las señales de TV en EUA no son como en los países latinoaméricanos. Por ejemplo, en México tenemos al menos 5 a 6 canales de TV abierta y un montón de paga. Si una telenovela o un programa como Ninja Warrior se emite en uno de esos canales, este alcanzará cobertura nacional. El éxito de tal programa lo determinan los ratings. En cambio, en EUA, debido al tamaño del país y su privatización, cada estado o ciudad tiene su propio canal y por lo tanto, su propia programación. Si una serie alcanza la dicha sindicación, puede ser vista no solo a nivel nacional, sino regional, lo cual multiplica su popularidad e ingresos.

Los Muppets Babies alcanzaron dicha sindicación en 1988 y fue tan fructífera que inclusive, el Disney Channel americano siguió transmitiendo la serie de manera ininterrumpida desde 1989 hasta el 2007. En cuanto a la transmisión original, Henson aprovecho el impacto que tuvo la serie, ya que hasta llegaron a emitir dos episodios (uno nuevo y otro repetido), aparte de un tercer programa que tenía casi la misma duración que los episodios de animación, donde era una especie de continuación del "Muppets Show", el cual había terminado por esas fechas.

Ahora, ¿De qué demonios trataba la serie para que fuese popular?


La trama es bastante sencilla y gira alrededor de la convivencia de los muppets más populares (Rene - Kermit hoy en día, Piggy, Fozzy, Rufo, Kiko, Kika, Gonzo, Animal y en ocasiones, otros personajes como Beto y Basilio) durante su más tierna infancia, todos metidos en una guardería bastante peculiar, regenciada por la inolvidable "Nanny". Los chamacos muppets resolveran misterios, arreglaran problemas, echaran a andar proyectos, todo en base a utilizar la "imaginación", es decir, recrear el ambiente de manera casi onírica, y todo en base a películas, programas o situaciones ya vistas previamente por el espectador (como aquel episodio donde Gonzo consigue una cámara de mano y comienza a filmar una película al estilo Starwars).

Aunque las historias eran sencillas, los personajes eran muy carismáticos. Rene era el líder del grupo, sobrio y tranquilo. Piggy era temperamental y vanidosa, Gonzo era excéntrico pero comiquísimo, Fozzy era el payaso del grupo, mientras Kiko era el cerebro y Kika la enérgica y deportista. Tal vez Rufo de repente desentonaba, pero era el personaje más sobrio y equilibrado, mientras Animal...bueno, era Animal, jeje.
Como es lógico, los episodios son muy diferentes unos de otros y manejan a distintos personajes, lo cual hacía cada capítulo bastante divertido, teniendo una enseñanza moral pero muy subjetiva, lo cual hacía mucho más ameno el programa (por ejemplo, hay un episodio donde Gonzo se queda con las galletas que Nanny le había dado a todos y conforme los demás tratan de distraerse usando su imaginación, vemos como Gonzo va sintiéndose más culpable y como sus acciones orillan a todos a una multitud de problemas).

Por supuesto, cada episodio tenía una canción que sin negarlo, era bastante pegajosa (por ejemplo, hay una que decía "músculo, músculo, puro músculo" y que aun canturreo por ratos). Como extra, la serie, aparte de la animación, llegaba a intercalar fragmentos de películas clásicas de los años treinta o de películas famosas.

En México, se llego a emitir por el canal 5, en las tardes por el año de 1987-1988, llegando inclusive a tener un ciclo de 1 hora, emulando un poco la emisión gringa de la CBS.  Llego a ser demasiado popular en aquellos años, al grado que la mercadotecnia le ayudo bastante a la promoción de la misma serie. Por ejemplo, helados Holanda sacó un album conmemorativo de estampitas y también paletas que eran para dos personas (se partían a la mitad) y eran de hielo (había una de Rene, que era de limón, deliciosa). También, la dichosa heladería aprovechó para sacar envases de hasta un cuarto de litro con la figura de los dichosos Muppets.

La razón del éxito de esta franquicia, no solo se baso en las historias, las canciones y los personajes, sino en el diseño tan cute y tierno, no solo en base a que los personajes eran técnicamente unos nenes, si no también al tipo de color, casi pastel, que tenían los fondos. Esto atrajo a mucho público que no conocía a los Muppets adultos y que pese a su popularidad en aquellos años, llego a ser mucho más grande cuando se emitió esta serie.

A título personal: Los Muppets Babies fueron de mis series favoritas cuando era niño. Como pasaba a media tarde, era una excelente recompensa para cuando terminaba la tarea. Inclusive en ocasiones, mi madre me castigaba con no verla cuando me portaba mal o no hacía los deberes a tiempo. Para colmo, el serial era muy popular en aquellos años y con varios compañeros pasábamos comentando los episodios o las canciones que habían pasado en el episodio anterior.

Lamentablemente, la serie le perdí la pista en el momento que hubo una mudanza en casa y como en aquel entonces, el Canal 5 tenía escasa cobertura en el interior del país, hasta que volví a tener cable, no pude disfrutar el final de la serie. Pero aquí es donde hubo algo curioso: la serie se emitió en sus primeras cinco temporadas y media de manera initerrumpida, pero cuando llegaban a cierto episodio, a mediados de la sexta temporada, volvían a reiniciarla. Sin embargo, años después, cuando la serie la pasaban por Boomerang, el canal filial de Cartoon Network, noté que había más episodios de la serie y que abarcaban otros personajes emblemáticos de los Muppets originales (como los viejitos cascarrabias). Sin embargo, debido a que entonces había cambiado mi forma de ver las cosas, ya no pude disfrutar los episodios como Dios manda. Eso y que aparte, las historias eran un tanto más mediocres, la animación (que ahora corría a cargo de AKOM) era más deficiente y el doblaje, había tenido modificaciones, en especial en la voz de Gonzo.

Aquí es donde tengo que hacer otro apartado muy importante: si algo impulso a la popularidad de la serie, fue el estupendo doblaje que tuvo en México. Desde la voz de Rene hasta la de Rufo, todas encajaban de manera perfecta y claro, la más emblemática fue la voz de Nanny, Nancy McKenzie, actriz de doblaje peruana, pero radicada en México desde hace años y voz también de Marge Simpson. Por cierto, una de las cosas más recordables del doblaje, no solo eran las canciones incidentales, sino el famoso intro que más de uno que otro viejuno se sabe al derecho y al revés.


Claro, si hablamos de Nanny, sería hacer otra entrada de la misma. Para muchos, se convirtió en uno de los personajes más emblemáticos y memorables de la serie, Las anécdotas al respecto son interminables, pero más de uno, quería saber como era la verdadera cara de Nanny (misterio que nunca develaron).

Como dato curioso, hubo un episodio que coincidió con mi gusto con la serie española, "Erase una vez la Vida", donde Kiko sufre una infección y los demás, con su imaginación, se meten en el cuerpo del susodicho, para ayudar a sus defensas a combatir a las bacterias que lo están enfermando. Aunque el tiempo le ha pasado factura, sigue siendo épico en todos niveles.

En conclusión, "Los Muppets Babies", fue de las mejores series de aquellos bellos ochentas. Llego a fascinar por igual, tanto a niños como niñas. La serie no solo fue un fenómeno en su país de origen, sino en todo mundo, en especial en Latinoamerica. En ciertos canales privados, aun se siguió emitiendo, con gran éxito, a finales de la década pasada. Hoy en día, se pueden conseguir algunos episodios, pero de manera un tanto más pirata, mientras en EUA, se venden en VHS por Amazon y que aparte han tenido una gran demanda.

Tal vez si haya sufrido un tanto el paso del tiempo, pero a más de uno, despertará un gran sentimiento de nostalgia, en especial quienes la vimos cuando eramos pequeños.

-----------------------------------------------

Saludos a mi esposa ^^ (que igual le encantaba la serie), así a mi comadre, como a quienes gustaban de los Muppets Babies.


1 comentario:

  1. Oh, obviamente a mí también me gustaban los Muppets Babies. Quizás no tanto como otras producciones de los Muppets-marionetas, pero eran muy diveridos.
    :3

    ResponderEliminar