martes, 12 de abril de 2016

Mr. Holmes y Amadeus: un par que sí tienen algunas cosas en común.

Volvemos con otra entrada dedicada al séptimo arte. Debo decir que tengo un montón de filmes atorados en la computadora, pero por cuestiones de tiempo no he podido chutarmelos como quisiera. Por suerte, los recientes gustos de mi esposa hacen que termine por adelantar fechas y plazos, por lo cual el número de publicaciones relacionadas con el cine no dejan de aumentar. Y aunque quisiese hablar de otros temas, no puedo negar que el cine es uno de mis preferidos. Por suerte, las copias libres de impuestos me han ayudado en ese rubro, porque entre dinero y espacio, la cosa estaría peliaguda.

En este caso, quise elegir dos películas totalmente opuestas entre sí. No solo en género, sino también en tiempo. Una apenas exhibida el año pasado y otra que ya tiene sus buenos años, siendo considera un clásico no solo de los años ochentas, sino que actualmente es considera una película de culto, tanto por su arte, dirección como por sus actuaciones. Curiosamente, ambas son una especie de biografía con tintes ficticios bastante marcados. Sin embargo, consideradas ambas como un recurso literario para contar una historia que debo decir, en ambas son bastante interesantes.

Sí, hablamos del clásico "Amadeus" y de la más reciente película de Ian Mckellen, "Mr. Holmes".



-Amadeus

Argumento: Salieri es internado en un hospital psiquiátrico luego de un intento de suicidio. Un sacerdote va a verlo y le pregunta porque rayos hizo eso. Entonces, el otrora compositor de la corte, le comenta que él fue responsable de la muerte del genio, Wolfang Amadeus Mozart. Así inicia un sabroso relato sobre la vida del músico de acuerdo a su punto de vista, donde le vemos no solo su interaccionar con la gente, sino también como llegó a crear las composiciones que lo hicieron famoso, a la par que vemos la amargura y dolor de Salieri, por no tener su talento.

Comentario personal: esta película la vi hace bastante tiempo por el Canal 5, por allá a principios de los noventas. Por supuesto, trate de verla en su momento, ya que siempre me había llamado la atención de Mozart. Un genio infantil que se fue desarrollando hasta la madurez, teniendo una de las muertes más polémicas y tristes de la historia de la música (y en general). Sin embargo, obviamente me saco totalmente de onda y solo pude seguirla un rato, porque me termino entre aburriendo y fastidiando. Y aunque en muchos lugares, incluyendo la Órbita de Endor, la alababan en cierta manera, a mi me había dejado un recuerdo bastante ingrato.

Fue hasta un mes, cuando mi esposa se le ocurrió verla (más cuando estabamos hablando de algunas melodías de Mozart). Así que la terminamos visualizando durante un par de días luego del trabajo y debo decir, que quien más la disfruto fue mi mujer y a mi, me cambio un tanto la perspectiva que tenía sobre el filme.

Para empezar, hay que hacer el énfasis de que esta película no es una biografía en todo el sentido estricto de la palabra. Muchos en su momento comenzaron a hacer un mito sobre la vida de Salieri y su supuesta rivalidad ante Mozart, lo cual es absolutamente falso. Salieri, es más, admiraba personalmente al músico y aparte jamás llegaron a convivir tan íntimamente como se ve en el filme. Por supuesto, sí hay detalles más apegados a la historia, como la risa estridente de Mozart, así su comportamiento destrampado y derrochador, así teniendo una esposa un tanto exigente. Pero fuera de ello, el resto de la película se puede considerar una verdad a medias, exagerada a propósito, con el hecho de contar una historia de una manera bastante original.

Y he aquí el mejor punto del filme, donde en lugar de tener una biografía aburrida (como el mismo Milos Forman pensaba, antes de ver la obra de teatro que inspiro el filme), es una especie de anécdota llena de vida, pasión y sobre todo, sentimientos, que permite dimensionar la importancia de Mozart, más que sus hechos más mundanos. El mejor ejemplo es mi esposa, que es bastante exigente con el ritmo de la trama así como se va desenvolviendo. Ya para la media hora de película, estaba emocionada, no solo con la música que servía para recalcar ciertos momentos, sino la interacción entre el propio Salieri y la presencia de Mozart.

Las dos horas y media de la película se pasan volando, pese a que cuando uno acaba la película, nos damos cuenta de que nos han narrado un montón de hechos, desde la llegada de Mozart a la corte real hasta su muerte. Sin embargo, algo que ayuda, es como algunas narraciones se hacen con composiciones originales del músico y que narran de cierta manera, como él llegaba a percibir la música. Por supuesto, no es un musical, pero se le acerca bastante pero sin llegar a ser ñoño o aburrido. La edición del filme también es soberbio y nos encuadra a momentos para darnos ejemplos. Uno que me gusto en especial es cuando Mozart no sabe como hacer la "Flauta Mágica", pero al escuchar a su suegra soltar una diatriba poco amable sobre él, se la imagina cantando y así conectamos con el precioso canto que hace la Reina de la Noche en dicha obra.

Este uso tan formidable de la metáfora, siendo sencilla pero sin abusar de ellas, hace bastante llevable la película. Por supuesto, Forman lleva a poner a Salieri como un auténtico diablo, no solo con sus blasfemias, sino también con sus acciones, al grado de terminar tal como empezó. Sin embargo, también nos da una pequeña moraleja, ya que en el momento que este ayuda a Mozart, en su lecho de muerte, a querer terminar el requiem, por momentos llega a contactar con esa aura "divina" que rodea a Mozart. Sin embargo, como esta tan ofuscado con vencerlo y con su propia amargura, que jamás llega a percibirlo, más que el propio espectador.

Curiosamente, la parte más débil de la película es Tom Hulce, como Mozart. No solo por la elección del actor, que sí lo vemos en pinturas, es diametralmente opuesta, sino también como su papel es escrito, llegando a tener sobreactuaciones enormes, nuevamente por la cuestión del guión. Claro, se nos muestra como una caricatura, pero los momentos donde se torna serio, en especial cuando hace sus obras sobre la mesa de billar, son sublimes. Sin embargo, sale de ese rubro y se vuelve un personaje muy pálido, comparado al de F. Murray Abraham. Este actor termino ganando el Oscar por este filme, pero en parte porque su personaje brillaba (de forma maligna, pero lo hacía) comparado al de Amadeus, llegando a opacarlo en ocasiones y no tanto por su actuación, sino más por como estaba descrito.


Otro punto débil, sería la veracidad histórica, que esta por los suelos. Claro, sabiendo cual era la verdadera vida de Mozart, este se puede obviar, pero si ves el filme para tener datos históricos verídicos, para nada. Es más un recurso narrativo que una biografía en sí, al igual que ciertas modas y vestidos que se muestran. Como dato raro, aun pese a esto, inspiró a hacer cierta rola que se hizó famosa un año después: Rock Me Amadeus, de Falco.

En conclusión, Amadeus es una excelente película, que pese a tener sus años, no ha perdido su frescura, tanto en ritmo como en argumento. Debido a que es un filme de película, es bastante atemporal y puede verse hoy sin problemas. Las actuaciones están bastante bien y tiene un buen desarrollo. Sin embargo, sí no te gusta la música clásica, puede resultar un tanto pesada por momentos. En mi parte, me ayudo a refrescar mi opinión del filme y ver que sí tenía ciertas partes bastante divertidas. En el caso de mi esposa, cuasi se hizo fan de Mozart (a cada rato escucha ciertas partes de la "Flauta Mágica"). Así que recomendable por donde uno la vea.



-Mr. Holmes

Argumento: Es el año de 1946, el otrora investigador Sherlock Holmes, ya de 93 años, se encuentra retirado de la vida pública, viviendo en una campiña inglesa cuidando de sus abejas. Sin embargo, el paso del tiempo ha comenzado a cobrarle factura y sus facultades mentales van disminuyendo. El encuentro con el hijo de la casera comenzara a cambiar su forma de ver la vida y le hará recordar el caso que le obligó retirarse mientras a la par se enfoca en un tercero que ocurrió en sus tiempos más lozanos.

Comentario personal: Generalmente soy muy crítico y duro con los "spin-offs" de este personaje. Sherlock Holmes se considera uno de mis pilares en toda la extensión de la palabra, así que cualquier adaptación que se aleje del canon creado por Sir Arthur Conan Doyle como el que se hizo posterior, donde veíamos a un Watson gordito y el famoso sombrero de cazador, me choca bastante, ya que siento que quienes tratan de hacer un producto "derivado", muchas veces tratan de obviar una parte fundamental del personaje porque lo consideran fuera de lugar. Y es tal vez el problema que estamos teniendo con las adaptaciones actuales, donde muchos puntos importantes de un personaje o serie, se dejan de lado, ya sea porque interfieren con el concepto actual o simplemente porque entorpecen la trama.

En este caso, lamentablemente sí tenemos este último caso y la película se aleja mucho de la personalidad "canonica" del protagonista, haciéndolo mucho más humano y hasta con ciertos grados de arrepentimiento y culpa, lo cual siempre estaba fuera del personaje. En la serie de Sherlock le dieron un título (Sociopata de alto funcionamiento), mientras en los libros lo ven más como un detective tan enfocado en su trabajo que considera lo demás como superfluo o poco interesante.

Por lo tanto, que el fracaso (que pese haber sido grave) en un caso lo llevase a dejar su carrera y luego fuese redimido por la bondad de un niño, me pareció una historia predecible y totalmente fuera del canon holmesiano (lo cual curiosamente, también he visto que se critica de la primicia del libro en que se inspiró la película). Sin embargo, pese a que le quitan valor y potencia a un personaje como Sherlock Holmes, debo decir que la película es sumamente entretenida y bien llevada hasta el fin.

Holmes ya es un hombre de 93 años, que se dedica cuidar con ahínco a sus abejas. Tiene una casera que tampoco lo aprecia demasiado por ser tan quisquilloso y malhumorado. Sin embargo, su hijo se lo va ganando a base no solo de ser bastante listo y observador, sino admirarlo. El chamaco cumple perfectamente el papel de un nuevo Watson, lo cual debo decir que es uno de los mejores aciertos de la película, ya que la trama gira alrededor de ellos, no solo por lo que sucede con las abejas, sino que el chico le ayuda a salir de su ostracismo y limpiar sus propias asperezas del pasado, enfocado en dos casos muy diferentes. Uno donde tiene que ayudar a salir de la depresión a una dama y otro donde es invitado a Japón para esclarecer la identidad de un sujeto que abandono a su familia.

La edición como la forma de contar la historia son de lo mejorcito que he visto últimamente, ya que la película cuenta tres arcos de manera conjunta y conectados que no resultan para nada fastidiosos, sino todo lo contrario. Ves como la historia se va entretejiendo de tal manera que es un misterio que se resuelve poco a poco y no de sopeton. Claro, no se resuelve de la manera del canon holmesiano, pero la forma de desarrollarlo es muy bueno. Cuando comencé a verla, aunque el inicio es algo muy predecible, sobre todo con la estupenda actuación de Ian Mckellen (donde se le ve como un anciano de 93 años y luego como una versión más joven de unos sesenta del personaje) pero precisamente ese ritmo es lo que permite hacer diferencias en los siguientes minutos. Mckellen como Holmes me convence y muchísimo, no solo por su forma de expresarse, sino también de desarrollar al personaje.

Aquí también aplaudo la actuación de Milo Parker (Roger) que tiene ese charming muy característico de muchos chamacos ingleses en películas, donde tienen una dosis de picardía, subordinación pero también de inteligencia. Tal vez el personaje más chocante, es de Laura Linney, la madre de Roger. Sí, tiene que servir de cierto antagonismo, pero sus motivaciones para estar a disgusto con el protagonista no están bien aclaradas y tampoco se entienden muy bien aun cuando nos dicen de su apego excesivo a su hijo. Contrariamente, la estancia de Sherlock en Japón y lo que sucede con su último caso, los personajes están bastante bien y sobre todo, sorprende lo sucedido con la dama que el detective va siguiendo, ya que aunque su acto es bastante poderoso, me suena a un recurso un tanto sencillo, no solo para encadenar el exilio de Holmes, sino también lo sucedido con Watson y los demás.

Extrañamente, aunque me quejaba de ciertos datos de discontinuidad, el viaje de Holmes a Japón no me pareció en absoluto extraño, más cuando esta buscando un remedio para superar su incipiente demencia. Y aunque al final la trama me seguía sonando un poco extra, el desenlace le da un punto de continuidad muy bueno, aunque un tanto atípico, sirviendo de una suerte de reinicio del personaje y una forma de conciliar sus demonios. Nuevamente, a nivel película resulta muy bien, pero si lo concateno con lo que conozco de Sherlock Holmes, sí me suena un taanto de lugar. Pero claro, es mera opinión mía en este caso.


En conclusión, "Mr. Holmes" me parece una película muy disfrutable, amena y con una buena dosis de misterio. Sin embargo, sí trato de meterla en el canon holmesiano, sí me chirrea un poco, ya que salta muchos puntos básicos del personaje (como su frialdad, impasibilidad y claro, perspicacia). Pero sí no eres muy exigente con el personaje, el filme resulto bastante bueno y entretenido. En las críticas lo dejaron muy alto y yo tampoco puedo negar su trama como ritmo. Son de esas pelis que en un futuro, espero ponerle a mi señora (más porque adora a Ian Mckellen como actor). Bastante recomendable por donde uno la vea.

----------------------------------------------------------------------------

Saludos a mi Irene Adler ^^, así a quienes gustan de este tipo de películas.

1 comentario:

  1. Vi Amadeus por mis clases de etnomusicología... Y si bien Tom Hulce me sacaba de quicio en ocasiones, es una buena peli. Pero leyendo más en detalle la vida de Wolfgang.. Era un loco en todo sentido.

    ResponderEliminar