domingo, 6 de noviembre de 2016

Sailor Moon: 20 años después.

Te castigare...en el nombre de la Luna.
No es fácil hablar de una de las series de anime más emblemáticas de toda la historia, no solamente de México, sino a nivel mundial. Sin embargo, siento que ya era preciso, más cuando el pasado mes de marzo se cumplieron veinte años de su primera transmisión, al menos aquí en el país. Justo hace un par de meses se realizo una conferencia sobre el tema, invitando a las actrices que intervinieron en el doblaje de la serie (y que como con Dragon Ball, ayudó a reforzar la presencia de esta serie entre el fandom).

Sin embargo, la que suponía era la gran estrella de dicho aniversario se termino quedando muy corta. Sí, hablo de la famosa Sailor Moon Crystal, que pese a tener una animación novedosa (incluyendo CGI) y una historia más apegada al manga, termino por ser una decepción y casi dejo entredicha la aparición de una tercera temporada, la cual abarcaba el arco de las Death Busters. Aunque se termino por emitir, los capítulos siguieron generando muchas críticas no solo por los fans más "viejos" sino por las nuevas generaciones, en especial por la estructura de su historia.

Y es que la trama de Sailor Moon, a nuestros estándares actuales, sí ha tenido un envejecimiento notable. En los años noventas uno se podía permitir ciertos agujeros argumentales y contaba más el diseño de los personajes. Sin embargo, ahora no es así y muchos han comentado que el manga se ha ido quedando atrás con respecto a otras obras emblemáticas, como el mismo Dragon Ball. Entonces ¿Como es que un anime noventero con 200 episodios y mucho relleno ha logrado estar presente hasta la actualidad? De esto y mucho más comentare al respecto en esta entrada. No solo de como la fórmula de Crystal falló ante una más longeva sino también de mucha nostalgia. Al fin al cabo, Sailor Moon fue mi primera serie shoujo.



Datos técnicos: Naoko Takeuchi a principios de la década de los noventas creo una historia llamada "Sailor V", la cual narraba las aventuras de una jovencita llamada Minako Aino, la cual gracias a una pluma transformadora dada por un gato llamado Artemis, se convertía en una especie de "luchadora" contra el crimen, infundada en un traje de marinero. La combinación de comedia, romance y acción, hizo que Miss Takeuchi se hiciese bastante famosa y que muchos productores de anime le ofrecieran hacer un producto animado con su historia.

Sin embargo, la autora deseaba que el anime fuese algo más y por ello comenzó a sacar un montón de ideas, personajes y características para dicha producción, lo cual hizo ver que podría hacer una especie de spin-off, el cual titulo "Sailor Moon" (siendo un homenaje a las series de tipo Sentai, del cual Takeuchi-san es bastante fanática). Esta idea agrado a la Toei, la cual produjo una primera temporada. El éxito de la misma provocó que la autora hiciese el manga como apoyo (en la misma editorial que Sailor V, la Kodansha), pero no tardo en convertirse en su obra más emblemática y durante los siguientes años le dedico al menos 18 tomos, llegando inclusive a dejar a Sailor V de lado.

El anime se extendió desde febrero de 1992 hasta marzo de 1997, teniendo 200 episodios en total y que cubrió cinco temporadas distintas. A partir de la segunda, se le agregó una letra para diferenciar a la primera, por lo cual se comenzaron a titular "R", "S", "SS" y "Stars". Debido a problemas de censura, la productora y Takeuchi-san tuvieron que renombrar la cuarta temporada como "Super S", debido las connotaciones con el nombre de las fuerzas militares del partido Nazi alemán.

Pese al rotundo éxito que tuvo el anime no solo en Japón sino a nivel mundial (llegando a doblarse en 42 idiomas, todo un record hasta la fecha), la autora jamás estuvo tan satisfecha con la misma, esto debido a que el grupo rector estaba integrado por hombres y sentía que dicho anime estaba hecho desde una perspectiva masculina y un tanto más infantil. Esto no se puede obviar, ya que para quienes han leído el manga, notarán que es mucho más shoujo en algunos momentos pero también tiene instantes de adultez muy marcados.
El emblemático logo del primer opening.

El anime se emitió por primera vez en México a mediados de marzo de 1996 (a lo cual difiero con algunos datos dizque oficiales que lo ubican en febrero. La razón, la comentare más adelante) en el ciclo Caritele conducido por Adriana de Castro en Azteca 13. Al principio se emitía un episodio de forma semanal los sábados, pero más tarde se amplió también los domingos, mientras en Azteca 7 se emitían repeticiones constantes de la serie entre semana. De los episodios más emblemáticos fue la muerte de las Sailor Scouts, lo cual condujo a que fuese de los rankeados y comentados por los fans en aquel año.

Luego de una repetición, la serie R se emitió en el otoño de 1996, llegando a quedarse hasta la aparición de Rini (Chibi-usa). Se volvió a repetir, pero esto al menos dos veces, hasta que en marzo de 1997, se transmitió el resto de Sailor Moon R y abarcando inclusive la saga S, la cual finalizo en agosto de 1997. Lo destacable de esta nueva emisión fue que algunas voces cambiaron (como la de Darien, Tuxedo Mask) y también la de las protagonistas se le dio un tono más infantil (ya que sonaban demasiado adultas y de repente no correspondían a la edad del personaje).

Debido a que Sailor Moon ahora se transmitía de forma diaria por Azteca 7, se tardaron al menos 6 meses en transmitir una nueva temporada, la cual comenzó en febrero de 1998. Sin embargo, el anime ya no tuvo más parones y se abarco la temporada Stars, la cual concluyo en el verano de 1998. Tv Azteca volvería a repetir la serie de manera continua por un año más, hasta que a mediados de 1999 decidió retirarla del aire de forma abrupta cuando iba por una segunda repetición.

Posteriormente trataron de emitirla en México en dos ocasiones pero con pocos resultados en la misma cadena. Inclusive, en la zona donde yo vivía, teníamos el Cartoon Network gringo y este emitía la versión americana de Sailor Moon (esto en 1998) y con pésimos resultados. Gracias a las grabaciones vhs de la serie (y a algunos cassetes que se llegaron a vender por la productora independiente Tycoon), se llego a tener la serie completa. Debido a que su transmisión fue limitada en Sudamerica, como en el canal chileno Etc TV, se hablo de que debido a las molestias de Takeuchi-san con la productora, había prohibido transmitir la serie nuevamente. Esto se recrucedió cuando salió la versión Live-Action, que fue bastante criticada, en especial por el uso de efectos especiales bastante crutes.

Solo se logró algo parcial en el 2010, cuando un canal italiano volvió a transmitirla en dicho país y a la par, la empresa Tower Entertrainment comenzó a sacar sets del anime aquí en México, teniendo como plus las voces de las actrices originales en un demo que había en la caja (excepto a Araceli de León, la cual falleció un poco después de terminar el doblaje de la serie). Actualmente se pueden conseguir cinco sets, el cual abarca hasta los primeros episodios de la Saga S.


Argumento: Y a todo esto ¿De qué va Sailor Moon?

Usagi Tsukino es una joven japonesa de 14 años que es medio distraída y atolondrada. Un día, camino a la escuela se encuentra con una gata que es atacada por unos niños, rescatándola. Luego de quitarle el parche de la frente, se encuentra que tiene una luna como tatuaje, por lo cual decide adoptarla. Sin embargo, esa noche la gata comienza a hablarle cual espectro chocarrero y le dice que ha sido elegida para ser una Sailor Seishi, una especie de guardiana con poderes especiales...y enfundada con traje de marinero. Usagi quiere escapar pero la gata llamada Luna le muestra una pluma con la cual transformarse, que finalmente sucede. Usagi de repente se ve como su heroína de la Tv, Sailor V, por lo cual sale a cazar villanos y monstruos, aunque con poca habilidad, mientras va buscando lo que es el Cristal Sagrado de Plata, una joya milenaria con poderes legendarios y claro, recolectando más compañeras en el trayecto. 


Nostalgia: Ahora es bastante común que cualquier hijo de vecino vea shoujo y nadie lo vea mal. Sin embargo, en la época y la década que me toco ver Sailor Moon era todo un anatema. Para empezar, estaba en mi plena adolescencia y no podía negar que la hormona me brincaba para aquel entonces. Por supuesto, no a un nivel pervertido pero debido a mi educación, creía que tener novia era una pérdida absoluta de tiempo. Así que mi enfoque (por no haber otro) era sobre las series de aquellos años, como Dragon Ball o Captain Tsubasa.
Mis dos amores platónicos.

Sin embargo, cuando Sailor Moon apareció por primera vez en mi vida, no fue por el anime, sino por la revista Club Nintendo. Antes de que hubiese un cambio de política editorial, Gus Rodríguez y Pepe Sierra comenzaron a irse hacia el terreno del anime, al grado que una portada de la misma fue dedicada al hipotético juego de Dragon Ball Z que saldría en nuestro continente. En uno de los reportajes que hacían sobre las convenciones que anunciaban nuevos juegos, hablaron de Sailor Moon y hasta mostraron una imagen del mismo que me pareció bastante...atractiva. Sí, no podía negar que las chicas me gustaban y el arte de Sailor Moon no ayudaba en absoluto.

Aquí siento que la brecha generacional que había entre mi hermano y un servidor comenzó a ensancharse. Antes eramos bastante unidos pero yo había entrado derecho a la adolescencia y mi hermano aun era un chamaco. Sin embargo, no le comenté nada de eso en su momento, ya que entonces teníamos anime del tipo shonen a la mano.

El problema es que para principios de 1996 la cosa se había puesto peliaguda. Saint Seiya había sido retirado de la parrilla televisiva y solo estaba Captain Tsubasa. Como estaban en una enésima repetición con el primer campeonato nacional, no le tome importancia y un día mi hermano y yo nos fuimos al cine a ver la reciente Mortal Kombat (era viernes). Al lunes siguiente esperaba los Supercampeones y tomala, en su lugar estaba un ciclo de Looney Toones bastante soso. Así caímos en una crisis de anime que duro al menos dos meses (febrero y marzo) donde lo único que teníamos para divertirnos en las tardes era ver Swat Kats (cortesía de Cartoon Network).

Entonces vino un anuncio de que Sailor Moon se estrenaría un sábado de marzo. Lógico, mi hermano y yo chocamos, ya que él no quería ver la serie. Yo sí deseaba verla, pero con un argumento bastante estúpido para entonces, de que era un anime que había disfrutado en los años ochentas. Por supuesto, mi memoria me jalaba mal y es que el diseño me recordaba más a Sandybell y otras animaciones de corte shoujo. Sailor Moon era totalmente nueva y el primer episodio, aunque algo soso, me termino enganchando.

Si algo me gustaba de esta serie era que podía críticarla abiertamente por su trama infantil y por sus comentarios bastante femeninos para aquella época. Sin embargo, poco a poco me fue encantando la serie y debo decir que también significo la aparición de la primera chica "anime" que me gusto. Claro, ya tenía cierta debilidad por Sanae (la Patty de Captain Tsubasa) pero de la versión manga-mexicana que hicieron (jeje). Sin embargo, Ami Mizuno resultó ser espectacular en todos sentidos. Bonita, inteligente, seria, así un tanto inocente, para un adolescente hormonado y un tanto solitario era el paraíso (y no fui el único, palabra).

Así que era lógico que estuviese capítulo trás capítulo esperando que saliera mi adorada (que inclusive tenía una voz original y dulce, bien por Rossy Aguirre). Por supuesto, esto siempre fue en plan romántico. Pese a que mi esposa piensa que soy un pervertido (o que lo fui siempre), en realidad en un principio era el típico chico que buscaba solo la pareja y no tanto el sexo o connotaciones diferentes. Siento que mi educación fue bastante diferente al promedio y eso me ayudo en su momento para salir adelante (aunque pensará lo contrario) y que pudiese luego tener ya una novia en forma.

En fin, que para finales de 1996, Sailor Moon se había convertido en una de mis series favoritas (al nivel de Guerreras Mágicas o Dragon Ball) y esto se repitió hasta mediados de 1997. Entre el horrendo final de Sailor Moon S y el cambio que tuve de ciudad (por la universidad), deje de verla por un tiempo. Fue hasta principios de 1998 cuando volví a tomarle gusto y esto coincidió con la salida de Super S y Stars. Inclusive, en su momento me salté una clase para ver el final de esta saga (aunque por mala suerte, no pude grabarlo por la falta de Vhs a la mano). Aunque Sailor Moon vino a representar un momento importante en mi vida (el paso entre la preparatoria y la universidad), su desaparición de la televisión no me pego en mucho.

Cierto que pensé que ya estaba madurando y que Sailor Moon había dejado su ciclo, pero recapacitando un día con mi mujer, resulta que no fue así. Gracias a que tenía mi propia Vhs, había grabado muchos episodios de la serie y tal como con Dragon Ball, la retroalimentación que tuve con la misma fue muy extensa, al grado que mis gustos con la misma fueron cambiando. Por ejemplo, dejo de gustarme Ami y más me fui inclinando hacia la adorable Makoto. Así los episodios me sirvieron de muestra para ir diseñando personajes femeninos en mis fanfics. Tal vez por ello, la "cruda" que afecto a muchos fans en la década pasada jamás me llegó. En todo momento llegue a disfrutar plenamente de la serie y viví con sus personajes muchos momentos divertidos.

Esto SÍ era fanservice. No lo que ahora.

Algo que igual logró fue romper mi paradigma sobre la homosexualidad. Me acostumbre bastante a ello y eso me permitió disfrutar la serie, aunque claro, teniendo mis opiniones al respecto. Esto se conjunto también para que la serie tuviese unos momentos geniales. En especial, la temporada Super S se convirtió en mi favorita, que pese a tener muchos altibajos con la seriedad y un grado altísimo de comedia, esa livianez se volvió algo que buscaría luego en cualquier serie.

El problema vino cuando los Vhs comenzaron no solo a hacerse anticuados, sino representaban una cantidad de espacio importante. Para rematar, los episodios estaban revueltos con otros y por ello, buscar un episodio en específico se volvía un suplicio. Por ello, tuve una renovación con la misma en el 2007 cuando comencé a formar mi colección de anime "pirata", donde Sailor Moon llevaba la puntilla. Desde entonces, la serie ha tenido diferentes alzas, ya que su soundtrack, doblaje y diseño sigue siendo bastante emblemático hasta la fecha (y lo cual comentare más adelante).

Tal vez por este cariño, no tan efusivo como tengo con otras series, fue porque me moleste tanto con la versión Crystal. Sí, es más apegada al canon pero también no supo tener ese empuje o carisma que tenía la serie noventera. Doña Naoko Takeuchi podrá decir que fue una versión hecha por hombres, pero estos supieron darle al público directo en el corazón, siendo un misógino cuando comencé a verla, me termino por encantar y aunque no lo crean, me enseño a darme cuenta de como eran las chicas. Aun hoy en día veo algunas reacciones de mi mujer y no puedo evitar reírme, ya que son una mezcolanza entre las cinco protagonistas (pasando de esa expresión de concentración que tiene Ami hasta la risa de Minako).


Comentario personal: dejando la parte emocional, ahora vamos a algo más contundente. ¿Por qué Sailor Moon es tan recordada por los fans?

Siendo sinceros, la serie es bastante ñoña y tiene más hoyos argumentales que un queso suizo, así los personajes son bastante clichés y con una nula evolución durante la trama. Sin embargo, pese a esto, la combinación de un gran diseño, una música incidental y vocal bastante buena, la combinación de comedia y romance, así unos personajes bastante carismáticos, amén de un gran doblaje, lograron hacer la diferencia. Vamos a desgranarlos uno por uno.

Empecemos por el diseño. A diferencia de la versión "Cristal", los artistas de la serie no quisieron apegarse al estilo de dibujo de Takeuchi-san y prefirieron hacer un híbrido mucho más infantil. Esto dio pauta a que el diseño fuese ampliamente copiado por series posteriores y que tuviese un gran impacto en el público. Sí por algo no me hice un pervertido con las Sailor Seishi, pese a usar faldas de marinero ultra-cortas, es que el diseño aniñado y noventero de la serie me lo impidió. Las veía más como chicas de su edad y por consiguiente, no tenían ese aire hipersexuado que tienen las feminas hoy en día (tanto en el anime como la vida real). Solo hasta Super S y parte de Stars, el diseño fue madurando y se vio mucho más potente en el aspecto. Aparte de que el fanservice era nulo salvo por una escena (donde Makoto presume sus bubbies a todas, jeje).

La música y banda sonora de Sailor Moon es una de las emblemáticas de todos los tiempos. No solo el opening y ending originales, sino también doblados, crearon una gran expectación. Inclusive, una de las últimas glorias de Adriana de Castro con Caritele fue transmitir el ending (el cual nunca pasaban completo en Tv Azteca) de esta serie en su totalidad en 1997 (lo cual generó una locura entre los fans de aquellos años). Aunque algunas canciones fueron censuradas en el doblaje, las melodías no tardaron en filtrarse y muchas de estas fueron de mis primeras rolas J-pop que tuve a la mano (en especial en formato real player). Por ejemplo, Otome no Policy o Profile of Love. Todas unas joyas.

Otra cosa a favor fue el tono de humor y sencillez que impregno a este anime. Mientras el manga y la serie Crystal es bastante seria y la comedia esta muy diluida, esta fue todo lo contrario. No solo se llenaron de más chistes y malentendidos las tramas, sino también se simplificaron los personajes. Algunos lo podrán ver como sacrilegio, pero le hizo mucho bien. Usagi la hicieron más tontita, Rei se hizo un tanto más superficial, Minako tenía trazas de ser una rubia de película, Makoto estaba obsesionada a morir con su ex-novio y Ami, aunque fue la menos maltratada, también la hicieron un poco más adorable. Esto provoco que los personajes tuviesen un carisma bárbaro y aunque hoy en día muchas feministas pueden opinar lo contrario, esto tuvo un efecto más duradero con el paso del tiempo, amén de crear episodios bastante divertidos.
El nivel de comedia ayudó a ser más potente la serie.

El carisma de los personajes fue bastante modificado y para bien. Nuevamente volviendo al canon, veremos que la única diferencia palpable entre las Sailor Seishi son su diseño, porque en personalidad se parecen bastante. En cambio, el anime optó por hacerlas más cliché, pero irónicamente esto les beneficio y permitió diferenciar bien a cada chica. Y no solo esto sucedió con las protagonistas, sino con los demás personajes, empezando por Mamoru hasta Umino, que llegaron a tener trazos de personalidad bastante altos y a protagonizar episodios emblemáticos.

Finalmente llegamos a la cereza del pastel: el doblaje. Sí, fue este querido trabajo hecho por Intertrack a finales de los noventas, lo que permitió que la serie fuese muy perdurable, al menos aquí en México y parte de Latinoamérica. Gloria Rocha, la famosa "madrina", se encargo de seleccionar las voces y lo hizo bastante bien, teniendo a Patricia Acevedo, Mónica Manjarrez, Rossy Aguirre, Araceli de León y María Fernanda Morales como las 5 protagonistas. Posteriormente se unirían Belinda Martínez, Irma Carmona, Anabel Méndez, Cristina Camargo y Cristina Hernández al reparto, haciendo uno de los mejores casts de aquellos años.

El talento de estas chicas hicieron que cada capítulo fuese memorable y sobre todo, le dieran una personalidad muy marcada a cada una de las protagonistas, al grado que hoy en día no se puede visualizar la serie sin su voz. Aunque hubo variaciones importantes cuando Patricia Acevedo tomó el mando del doblaje (al aniñar las voces y cambiar otras), la calidad se mantuvo y a la par introdujo a otros actores que luego descollarían como Circe Luna, Mónica Villaseñor, Norma Echevarría o Irwin Daayan, José Gilberto Vilchis y Sergio Bonilla. Por ello, el fallecimiento de dos actrices principales en estos años provocó bastante revuelo (en especial el de Araceli de León, que hacía a Makoto).

Otra cosa que trajo pros y contras del doblaje fue el cambio de voces o de diálogos para evadir la censura. Sí, lo primero fue cambiarle la voz a uno de los 4 generales del Negaverso para que no se viese una relación homosexual tan explícita (que igual paso en Sailor Moon Super S) y también el suavizar las conversaciones entre Michiru y Haruka. Esto provoco una gran polémica, pero hoy en día se reconoce que esto logró hacer que la serie se transmitiese sin mayor problema en horarios familiares.

En conclusión, Sailor Moon es una serie que pese al paso de los años, sigue manteniéndose bastante fresca tanto en sus personajes, trama, música, doblaje y animación. Algunas cosas sí han quedado un poco desfasadas (en especial el episodio cuando Ami se envía correos electrónicos con un compositor de música), pero en general es una serie que aun hoy en día es bastante disfrutable. Por supuesto, la carga nostalgica es evidente y ya le he comentado de forma previa.

Todas las Sailor Scouts..digo Senshi.

El anime estaba lleno de fillers, estos eran bastante bien hechos y lejos de restarle velocidad o carisma a los personajes, hacía el efecto contrario. Es más, puedo ver que estos eran mucho mejores que los capítulos dedicados a la trama original. De forma lamentable, animes como Naruto o Bleach no pudieron seguir su ejemplo. 

A nivel personal representó un cambio de paradigma muy importante. Aunque ya tenía cosquillas de adolescente con respecto a las chicas, esta serie vino a ser el remache y Ami Mizuno se convirtió en mi primer amor platónico. No puedo negar el nivel de ridiculez de algunos episodios (sobre todo las transformaciones), pero también la cantidad de carcajadas y buenos momentos que me trajo en su momento. Curiosamente, la serie jamás se destaco por hacerme resaltar algún instante de mi vida en especial. Digamos que Sailor Moon vino a ser un remanso de paz previo a la tormenta. 

------------------------------------------------------------------------------

Saludos a mi Makoto :3, así a quienes gustan de este tipo de anime. 

1 comentario:

  1. Muchas veces recuerdo todos los fallos de la serie, pero algo qud nunca hago (y voy a hacerlo de ahora en adelante) es recordar sus cosas buenas. Lamentablemente, deberian arreglar todos los problemas (con un remake en algun futuro), ya que, en efecto, no ha envejecido muy bien. Pero aun asi...no deja de tener cosas buenas (y no puedo negar que me encanto la serie).

    ResponderEliminar