viernes, 18 de agosto de 2017

Slayers: una oda a los finales de los Noventas.

Hace unas semanas leía una fuerte crítica que se hacía a las actuales generaciones de series de Anime que salen cada temporada de forma religiosa. Y es que la mayoría habían perdido esa capacidad de innovación y crítica que tanto caracterizaba a este género. Si hacemos memoria, películas y series como Akira, Ghost in the Shell, Evangelion, Cowboy Bebop (por mencionar algunas), se enfocaban en hacer no solo un despliegue de animación fantástico y tener personajes como una trama bien construidas y con un deje adulto que te invitaba a ver más, sino igualmente buscaban criticar el estatus quo de la sociedad.

El problema es que en algún momento, el anime comenzó a volverse un negocio redondo. Irónicamente, series que se encargaron de hacerlo grande como Dragon Ball o Naruto, también terminaron por hundirlo, ya que las editoriales y las productoras se enfocaron más en darle al público lo que deseaba, dejando de lado los propios deseos del autor de revolucionar al mundo. Inclusive esta critica estaba de forma muy velada en el manga de Bakuman, en especial en el último tomo cuando Ashirogi Muto deciden terminar su obra maestra, aun pese a la presión de la editorial, buscando más la calidad que la ganancia económica.

Otro producto que se encargo de "sepultar" la originalidad fueron las novelas ligeras. Un producto "cuasi" japonés que nació a finales de los setentas pero que se popularizo en los ochentas gracias a la saga "Arslan Senki" y que tuvo su boom en los noventas, primero con Record of Lodoss Wars y la saga de Slayers. Sí, volviendo a la ironía, esta mítica serie que todo mundo adora, fue la parteaguas de un fenómeno que ha durado hasta la actualidad y que debo decir, a mi propio punto de vista, trajo buenas cosas, pero ha terminado por denigrar más el anime. Claro, esta entrada no es para criticar eso, pero si para hacer hincapié en este giro extraño, ya que Slayers fue y sigue siendo considerada uno de los mejores animes de la historia, al grado que popularizo aun más la fama de Megumi Hayashibara, aportó una de las mejores rolas de anime de todos los tiempos (Give a Reason) y generó un montón de fans no solo en su país natal, sino en todo el mundo.

Vamos a ver porque Slayers fue tan especial de igual forma para un servidor, al grado que el término de doblaje que le pusieron aquí, "Los Justicieros", me gusta de igual forma que el original.


Contexto personal: 1997-1998 fue un año complejo. Lo nombró así porque abarco el primer año de la carrera, que empezó en agosto del 97 y termino en junio del siguiente año. Estuve a un tris de suspender debido al estrés del cambio y el nivel de la universidad. Era lógico, había pasado de ser un pez grande en mi estanque natal a ser un pececillo en un enorme océano y como buen miedoso, quería salir corriendo con el rabo entre las patas. Por supuesto, mi familia me dio una patada en el trasero y eso me sirvió para encarrilarme y sacar ese año inclusive con un mejor rendido del esperado.

Esto por supuesto generó que mi afición hacia el anime bajará un poco, solo centrándome en dos series como Dragon Ball y Ranma 1/2. Sailor Moon llegó un poco después, aunque ya no recupere mucho el gusto (hasta después) por la serie, al grado que el final me paso desapercibido. Sin embargo, luego de un verano de descaso, volví al segundo año y oh sorpresa, parece que no fue el único que venía con todas las ganas de romperla.

Tv Azteca comenzó a sacar animes y dos de ellos terminaron generando grandes expectativas: Zenki y claro, Slayers (los Justicieros). Ambos en agosto de 1998 y en un horario con punch para esos años, a las 4:30 pm. Tuvo variaciones, pero generalmente podías ver Slayers entre las 4 a 5 de la tarde. Mientras el primero tuvo una historia curiosa y con varias interrupciones, si pudieron terminarla (Zenki siempre se emitía antes que Slayers, inclusive en horarios tempraneros como las 3 pm). En cambio, Slayers no tuvo la misma suerte. No niego que el demonio Zenki tenía punch pero Los Justicieros eran harina de otro costal. ¿Y por qué? Vamos a hablar de que va esta cosa.



Slayers (Los Justicieros en América Latina) es una serie de anime y manga basada en una serie de novelas creadas por Hajime Kanzaka, e ilustradas por Rui Araizumi.



Las novelas aparecieron en 1992 y totalizan un total de 15 volúmenes. La fama de las mismas dio origen a un manga que apareció entre 1992 y 1994. El anime vio a la luz en 1995 donde la primera temporada tuvo 26 episodios. Idéntico número de episodios fue para la segunda temporada (estrenada en 1996) llamada "Next" y la tercera, "Try", que apareció en 1997. Se emitieron novelas y mangas entre 1998 y el 2002 hasta que la serie tuvo un renacimiento breve en el 2008 y 2009 con dos nuevas animaciones (Slayers Revolution y Slayers Evolution-R) y un manga más. 




La primicia de la serie se enfoca en la "slayer" (que se traduciría como ladrón o cazador) de nombre Lina (Reena) Inverse, una pelirroja maga-guerrera con un alto nivel de conocimiento en hechizos que tiende a ser bastante presumida y petulante. En sus primeras aventuras va conociendo a un joven espadachín de pocas luces pero bastante fiel y fuerte llamado Gourry Gabriev (Gaudy), con el cual forma un dúo bastante cómico pero a la vez fuerte. A este se le irán uniendo el guerrero golem Zelgadis, la hechicera y princesa Amelia, así como otros personajes como Shilfiel, Martina, Xellos o Philia, que con sus personalidades disparatadas crearán un montón de situaciones de todo tipo, desde acción hasta chuscas. Esto ambientado en un mundo de magia, dragones, demonios (mazokus) y artilugios mezcla de la época medieval con el estilo steam punk. 


La primera emisión de Slayers acabo con ese episodio donde Lina (Reena) se encuentra con Zelgadis y ambos se alían para encontrar a Rezo, el Monje Rojo. Quien sabe que le paso a la televisora pero la quitaron por el espacio de un mes. Luego la volvieron a emitir, en un horario casi similar (una hora más temprano) y esta vez si se fueron más largo, llegando a la parte antes de que se encuentran al "clon" de Rezo. Ya con los nervios hechos trizas, allí me tienen histérico grabando toda la tercera vuelta sin contemplaciones en mis viejos cassettes de VHS. Por suerte, aquí si emitieron mucho más, pero mis frustraciones volvieron cuando apenas íbamos en el tercer episodio de Slayers Next.

Para 1999, Azteca volvió a emitir Slayers pero ahora en horario sabatino y dominical. Volvieron a emitir toda la serie completa e inclusive llegaron al episodio 9 de la saga Next, pero para mi coraje, volvieron a retirarla. Esa fue la última vez que Slayers se emitió tanto tiempo. La televisora del Ajusco trato de emitirla dos veces más pero siempre cortándola en sus primeros capítulos. De allí, murió de forma definitiva para mediados de 1999.

Slayers se convirtió así en mi "unicornio" personal, más cuando supe por la naciente Internet que había inclusive una tercera saga, llamada Try. Así que gracias a estas constantes frustraciones (por no decir un término más duro) fue como me hice gran fan de la serie y comencé a bajar imágenes como fanfics de la serie para llenar el hueco. Sin embargo, esto igual me generó una excesiva expectativa que me termino costando caro. Resulta que un par de años después, en el 2001, mi familia tenía contratado el canal argentino Magic Kids en su paquete de televisión y allí emitían Slayers en su totalidad. Así que fascinado, me la chute de cabo a rabo.

Y resulta que no fue tan grandiosa como esperaba. Parece que había visto lo mejor de lo mejor de la serie y que el resto, no tenía el nivel de los primeros capítulos. Ahora sí, vamos a ver porque.

La comedia era algo central en la serie.

Slayers fue revolucionario en Japón, ya que se dio el lujo de modificar el concepto de espada y hechicería de forma radical. Generalmente este tipo de contexto era bastante serio y hasta con cierto tinte trágico (solo falta ver la serie de TV, "Calabozos y Dragones", para darse una idea). Sin embargo, Slayers mantenía las bases de los combates con magia y espadas, pero le adosaba un tono cómico bastante peculiar. No era parodia, sino sencillamente el hecho de crear situaciones absurdas, chuscas y personajes que supieran explotarlas sin verse como simples caricaturas.

Para empezar, Lina Inverse rompió el concepto mostrándose como una joven maga muy talentosa y con un gran poder. Generalmente los protagonistas eran como su compañero de aventuras, Gaudy: jóvenes apuestos, idealistas, inteligentes y con un gran sentido de la justicia. Aquí Lina se pasaba todo eso por el arco del triunfo y era una mercenaria que solo le importaba el dinero. Tampoco destacaba por un atractivo inmenso, aunque tenía un gran carisma. Y para rematar lo más importante, era una chica. Este concepto reformo a tal grado este universo que muchos diseñadores de anime y manga posteriores tomando estas ideas para crear un género cómico-fantasioso que aun perdura hasta nuestros días.

Sin embargo, como ya comenté, no todo era comedia. Al menos la primera saga de Slayers combinaba la acción, la aventura, una trama bien articulada, personajes muy carismáticos (como Zelgadiss o Ameria) y enemigos como Rezo, que realmente hacían la trama muy interesante. Algo que igual ayudo, al menos en la versión latinoamericana, fue el doblaje hecho en Venezuela.

El doblaje venezolano había tenido sus inicios a finales de los ochentas pero alcanzo su cénit en los Noventas, donde tuvo estandartes como Batman, Animaniacs, Tiny Toons. Pero en el anime también supo dar sus genialidades y Slayers fue una de ellas. Aun no sé porque renombraron a la serie como "Los Justicieros" (cuando Lina y su forma de ser difieren totalmente de dicho concepto), pero el nombre pego tanto que muchos hispanoparlantes la conocemos de dicha forma. Sin embargo, las actuaciones estuvieron a la par de la serie e inclusive tuvo innovaciones para la época, como contar con un director de doblaje (lo cual era poco común en Venezuela en aquellos años). Inclusive, Juan Carlos Vazquez (la voz de Gaudy) adoptó una forma cómica de hacer sus diálogos, improvisando en muchas ocasiones y en lo personal, sacándome un montón de risas. De forma lamentable, esta serie fue de los últimos grandes picos de calidad y muchos actores se retiraron de dicho medio luego de esto (como Carmen Olarte, la voz de Ameria, una de mis favoritas).

De forma extraña, la primera temporada de Slayers fue perfecta (pese a que el diseño de personajes era un tanto bajo y su paleta de colores opaca) y era lógico que hubiese una continuación. La saga "Next" mejoró el diseño e incorporo un dibujo mucho más estilizado y el cual veríamos en los años 2000. Sin embargo, algo paso con el guión de la serie, ya que dejo de lado la comedia (en especial en la segunda mitad) y se enfocó más en la acción como en el drama. Esto repercutió en la dinámica y ritmo de los episodios al grado que ya me costaba trabajo ver la serie. Inclusive, pese a tener un final épico, este me pareció insípido comparado con su predecesora. El detalle es que la comedia servía para llenar esos huecos que se hacían evidentes en el argumento (esto con el afán de que la historia durará 26 episodios).

La cosa no mejoró con "Try". Sí, pudimos ver a Filia, pero su desarrollo como personaje no tuvo las cuotas de una Martina o una Silfiel y termino quedando como una mujer gruñona y poco paciente. Curiosamente, el cambio de personalidad de Xellos ayudo a que la cosa avanzará e inclusive nos diera momentos tanto cómicos, dramáticos y hasta románticos. Pero igual que la Next, la falta de un villano de verdadero empaque y con carisma, termino haciendo ver la historia opaca. Para colmo, esto igual se resintió con Lina, donde paso de ser la líder y protagonista, a ser parte del grupo, perjudicando la calidad de la serie. Inclusive, los velados romances entre los protagonistas se fueron dejando de lado, llegando a resultar aun más apático el desarrollo.

Esto me dejo tan mal sabor de boca que inclusive fue cansino ver las dos series más recientes, Revolution y Evolution R, más porque parece que siguieron con la misma línea y para colmo, pese a tener un bonito diseño, la paleta de colores dejo el agradable mate por ponernos demasiado brillo, al grado que pensaba que veía más una serie magical girls que una historia de magia y hechicería.

Nótese el arte más moderno, pero sin el mismo carisma.

De manera posterior, Editorial Vid trato de revitalizar Slayers y a finales de la década pasada sacaron el manga original, pero este tuvo poco éxito. Un servidor llego a adquirirlo pero la densidad en la narrativa me hizo desistir en seguir comprándolo, aun cuando ya estaba bastante rebajado debido a la crisis de Vid y cuando comenzó a rematar todo lo que tenía en bodega. 

Uno pensaría actualmente que la Slayers ya esta pasada de moda, pero en realidad sigue siendo bastante recordada por los fans. Es irónico que en Latinoamérica la popularidad de la serie se haya mantenido no tanto a las repeticiones en televisión, sino por su música y doblaje. Cierto que la música incidental es bastante buena (en especial en la primera temporada, teniendo tintes de auténtica genialidad), pero también representó un parteaguas para la carrera de Megumi Hayashibara. Ella le toco interpretar muchas de las canciones de las tres sagas y con gran éxito, al grado que se convirtió en una seiyuu emblemática en los noventas y abrió el camino a muchas compañeras suyas de manera posterior (haciéndolas ver no solo como actrices sino cantantes a nivel de una idol). 

El doblaje supo mantener, al menos en Get Along (ya que el resto no se doblaron), con ese nivel tan alto, al punto que hoy en día existen los fandubs de esa canción por todos lados y sigue siendo un recuerdo entrañable para muchos fans. 

Otro punto y menos comentado es que Slayers continuó siendo el "unicornio" para muchos que la disfrutaron en su momento, esto en especial en México. Los camaradas de Sudamérica tuvieron la suerte de verla de forma más continua, gracias a que sus cadenas si la emitieron en su totalidad o disfrutaron de canales como Magic o EtcTv donde se llegó a repetir hasta el hartazgo. Sin embargo, conocí mucha gente que solo alcanzo a ver la primera serie y a disfrutar la película donde sale Naga, gracias a los fansubs en inglés (y con un arte más cercano al manga/novela original). Pero hasta allí y se volvió una serie de culto, inacabada, que inclusive tardo mucho en tener un fansub decente, esto hasta hace unos pocos años. Debo decir que inclusive alcanzó un estatus de culto al nivel de Sailor Moon o Captain Tsubasa.

A nivel personal me gusto tanto que llegó a rivalizar en popularidad con Ranma. Por varios meses, llegue a tener el "nick" de Zelgadis en lugar de Ryoga, ya que la personalidad del golem azul era bastante a la que tenía en esos años. Inclusive, las primeras páginas de anime que visite en la naciente Internet eran sobre esta misma. Y cuando se dio la manía de imprimir, también ocuparon los primeros puestos (llegando a costar, una impresión a color, hasta 25 pesos de aquel entonces). 
Esta imagen representaba el fandom que tenía la serie en los noventas

Algo que igual ayudo a mantener mi gusto fueron los fanfics. Entonces las páginas de este tipo eran comunes y formaban parte del fandom de alguna serie. Existía una simpática página administrada por una chica venezolana llamada Zelas Metallium (en honor a la demonio suprema que inclusive Xellos le tiene miedo) y que aparte de tener una colección impresionante de datos sobre la serie, también administraba una sección de fanfics que eran de altísima calidad. Inclusive este me ayudo a crear mi propia historia de la serie (con más puntos malos que buenos, debo decir). 

Lamentablemente, la crisis del 2002 hizo que mi gusto por el anime casi se extinguiera y con ello, el contacto con este fandom se fue diluyendo. Fue años después cuando trate de buscar dicha página pero ya no existía (así como otras, que igual me hizo arrepentirme en su momento). 

En conclusión, Los Justicieros (Slayers) sigue siendo una serie emblemática hasta la fecha. Marco un referente en todos sentidos y aun sigue siendo bastante fresca pese a ser una hija de los años noventa. Es una serie referente y por lo tanto obligatoria para todos aquellos que gustan del anime. Sí, no dio nada nuevo, pero renovó un genero que no se había estancado (el de magia y hechicería) aunque le dio un impulso aun más fuerte y permitió que la comedia tocase estos temas sin tampoco hacerlos menos. 

-------------------------------------------------------------------------

Saludos a mi Ameria :3, así a quienes gustan de este tipo de series. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario